apuestas

Berriozar,Educación,Salud

Cada vez más personas con adicción a las apuestas y a los juegos on line

24 Ene , 2020  

La Asociación de Ludópatas de Navarra Aralar realiza labores de prevención, ayuda y acompañamiento a personas que están pasando por problemas con el juego

La adicción a los juegos y a las apuestas deportivas es algo que preocupa cada vez más. Está aumentando de tal manera en los últimos años que en esta asociación no dan abasto para poder atender a todas las personas afectadas que acuden a ellos en busca de ayuda. Ya son casi una treintena las que se encuentran en estos momentos en lista de espera para poder entrar. “Estamos colapsados, tenemos una estructura muy pequeña y necesitaríamos más recursos para poder acoger a todo el mundo”, afirman desde esta asociación.

Aralar surgió en Pamplona en 1996 debido a las inquietudes y preocupaciones de un grupo de familias con personas cercanas a ellos con problemas de juego patológico. Así, con la finalidad de acompañar y ayudar en todo el proceso de recuperación, son ya 24 los años que llevan realizando labores de información, sensibilización y prevención  en materia de juego patológico.

Cuentan con un local cedido por el Ayuntamiento de Pamplona en el barrio de la Rochapea (Grupo de casas de San Pedro, 23) en el que dos psicólogas y un grupo de voluntarios y voluntarias (jugadores o jugadoras rehabilitados y acompañantes) hacen que la asociación funcione.

Reciben una subvención de 20.000 euros anuales, cantidad a la que hay que sumar la cuota de 50 euros que cada persona asociada tiene que pagar mensualmente. “Hace 4 o 5 años con la subvención nos manteníamos, pero hoy en día es imposible. El año pasado gastamos casi 90.000 euros. No deberíamos hacerlo, pero nos vimos obligados a cobrar una cuota a las personas que acuden para rehabilitarse”, asegura uno de los voluntarios de Aralar.

Un antes y un después

El juego de azar y las apuestas siempre han existido, con las máquinas tragaperras en todos los bares y las apuestas en los deportes vascos tradicionales (pelota, traineras, herri kirolak, etc.). Pero el problema se ha acrecentado de hace unos pocos años a esta parte, debido a la implantación de las ya conocidas casas de apuestas, locales además situados en lugares estratégicos y a los terminales informáticos instalados en bares y locales de restauración.

La Comunidad Foral de Navarra cuenta actualmente con un total de 61 locales de apuestas, que son frecuentados sobre todo por gente joven, una población vulnerable en donde tienen además la posibilidad de disfrutar de las retransmisiones deportivas y adquirir refrescos y copas a muy bajo precio. “Las casas de apuestas se han convertido en una especie de clubes sociales. Vas con los amigos a ver el partido, a tomarte algo que cuesta muy poco,  y a jugar. Es muy fácil entrar en el juego de las apuestas de esta manera, porque los resultados y las ganancias son inmediatos, pero no es nada fácil salir. Aquí a nuestra asociación viene gente muy joven enganchadísima, que ha robado y mentido a padres, amigos o a sus parejas ” explican voluntarios de Aralar.

“Nosotros veíamos desde hace tiempo que esto iba a ocurrir, pero nos tachaban de alarmistas. Siempre se ha considerado la ludopatía como una adicción de segunda, se dice que no puede equipararse al alcohol o a las drogas pero es prácticamente lo mismo. Lo que ocurre que es una adicción sin sustancia, y físicamente no se aprecia. No hay casi ninguna diferencia entre estar enganchado a la cocaína, al alcohol o al juego”, afirma uno de los voluntarios de la asociación, jugador durante 20 años ya rehabilitado.

El papel de la publicidad

Parte de la culpa de este problema es debido a la publicidad, que lleva bombardeándonos por todas partes desde hace casi 10 años. Lo que ocurre que la gente se ha acostumbrado a verla como algo normal. Incluso equipos de fútbol, como Osasuna, lucen en su camiseta el anuncio de una de estas casas. Y también es habitual ver o escuchar en la radio a personajes del mundo del deporte que prestan su imagen para promocionar apuestas o juegos on line.

“El alcohol y el tabaco ya han desaparecido de la publicidad, ¿por qué esto no?”, se preguntan también desde Aralar. “A nivel nacional llevamos ya unos cuantos años luchando, y por suerte creemos que queda poco ya por hacer y acabarán eliminando pronto los anuncios”, aseguran.

“Nosotros no queremos acabar con el juego, no estamos para prohibirlo. Pero sí que queremos una regulación urgente y eficiente, que marque los horarios, usos y distancias de estos locales, así como que se regule el acceso a menores e incluso a las personas mayores, que muchas veces se gastan aquí las pensiones”, cuentan los voluntarios. “Pero sin olvidarnos de las labores de prevención y de las de acompañamiento, rehabilitación y ayuda de aquellas personas ya con la adicción”, concluyen.

Movilización contra las casas de apuestas

El pasado sábado 18 de enero, el frío y la lluvia no impidieron a unas 300 personas salir a las calles de nuestra localidad para realizar una marcha a modo de protesta y rechazo contra las casas de apuestas, que partió desde la plaza Donantes a las 5 de la tarde. La movilización fue convocada por la Plataforma contra las casas de apuestas de Berriozar, creada recientemente, y contó con el apoyo de todos los grupos políticos de la localidad así como con la adhesión de más de 30 colectivos.

Al finalizar el recorrido, en los alrededores del Ayuntamiento y del antiguo local de juegos de Berriozar,  se leyó un manifiesto explicando la problemática que este tipo de locales conlleva y se hizo un llamamiento para participar en la gran movilización que  a nivel de todo Iruñerria está prevista para el próximo sábado 8 de febrero.

Texto: Paula Greño Floristán • Fotos: Iñaki Vergara Pérez


Comments are closed.