Andrés Jaso

Berriozar,Deporte,Historia

Campaña para recuperar el cuerpo de Andrés Jaso

11 Sep , 2020  

El futbolista melidés militó en Osasuna en la década de los treinta y murió en un bombardeo en la Guerra Civil. Su sobrina Áurea intenta recuperar el cuerpo de su tío y se ha puesto en marcha una campaña que comenzó en nuestra localidad el pasado mes de agosto.

Familiares y amigos de Andrés Jaso han lanzado recientemente una campaña denominada “Proyecto Andrés Jaso, el futbolista desaparecido”, para así visibilizar su  historia y poder localizar sus restos, que se cree están en una fosa común en Cangas de Onís (Asturias). Su sobrina, Áurea Jaso, reside en nuestro pueblo y lleva intentando localizar los restos de su tío (además de los de su padre y un hermano de éste) desde que era una niña porque no quiere que este caso, como tantos otros, quede en el olvido.

Además de Áurea, personas comprometidas con la memoria histórica están ayudando a sacar a la luz este movimiento y esperan que cualquier otra persona con proyección pública (especialmente futbolistas, debido a su poder tan mediático) como ciudadanos anónimos ayuden a visibilizarlo. Así, aunque la campaña ha comenzado en nuestra comunidad, se espera que próximamente llegue a los equipos en los que jugó Jaso (Sporting de Gijón, Zaragoza, Sabadell, Levante y Valencia) y al resto del país. De momento ya cuentan con el apoyo del presidente del Sporting de Mélida, su primer equipo.

La intención también es que los capitanes de los equipos que visiten El Sadar esta temporada sean fotografiados con una imagen de Áurea y Andrés.

Rojos. Fútbol, política y represión en Osasuna

Aprovechando el centenario del Club Atlético Osasuna, el escritor pamplonés Mikel Huarte, comprometido con la memoria histórica del club rojillo y aficionado a este equipo, presentó recientemente su libro titulado “Rojos. Fútbol, política y represión en Osasuna”, donde dedica un capítulo al caso de Andrés. Se puede solicitar el libro en librerías o con el Diario de Noticias.

En este capítulo, Huarte escribe que lo único que se puede asegurar, es que “Andrés Jaso Garde murió en un bombardeo y permanece desaparecido, ya que solo sobre el bombardeo existen dos versiones. La primera, poco verosímil, está recogida en la web Ciberche y hace referencia a un bombardeo en la playa de Gijón mientras entrenaba con la plantilla del Sporting de Gijón. La otra, más creíble, afirma que murió en octubre de 1937 en un bombardeo de la legión Cóndor en Cangas de Onís (Asturias) cuando iba en un autobús fletado por el propio Sporting. Esto último es lo que le comunicó el club en 1930 a su sobrina Áurea”.

Con 16 años Andrés debutó con el equipo de su pueblo, el Sporting Melidés y con 18 recaló en Osasuna, aunque solo permaneció aquí una temporada. Después jugaría en Zaragoza (aunque no se sabe a ciencia cierta si en el equipo Iberia o en el Zaragoza Club Deportivo) para volver a Osasuna y marcharse después al Sabadell. Durante un breve periodo de tiempo jugó en el CF Mollet (Cataluña) y de ahí se marchó a Valencia para jugar dos años en el Levante. Antes de recalar en el Sporting de Gijón (fue en el año 1935) fichó por el Valencia aunque solo disputó un encuentro de liga y torneos de carácter autonómico.

Además del plano deportivo, el capítulo hace un repaso a la vida de Andrés pero también Mikel Huarte ha recogido la biografía de otros futbolistas de Osasuna y personas vinculadas a este club que, al igual que Andrés, permanecen desaparecidos todavía. Son los casos de José Javier Villafranca, Alberto Lorenzo y Ramón Bengaray. “Sus familiares todavía no han podido localizar los cuerpos, y todos ellos fueron fusilados en la Guerra Civil”, explica Huarte.

“El libro habla de fútbol y de la represión en los primeros años de Osasuna, en los que ascendió a Primera División y estalló la Guerra. Es una aportación novedosa porque hasta ahora, el silencio ha formado parte de esa represión”, explica su autor.

También destacan las historias de Fortunato Aguirre, Eladio Zilbeti y Natalio Cayuela, también asesinados aunque sus familiares sí que han podido recuperarlos y enterrarlos.

Se espera que la campaña salga a la luz, crezca por todos los territorios y sirva para visibilizar la historia de Jaso y para que Áurea, que lleva 80 años buscando a su tío futbolista, pueda dar con alguna nueva pista para poder al fin encontrarlo y darle un entierro digno.

Para difundir y apoyar esta historia puede hacerse a través de las redes sociales con el hastag #ElFutbolistaDesaparecido #DóndeEstásAndrés y también con la cuenta de Twitter, Instagram y Facebook
@NosRobaronEl.

Texto: Paula Greño Floristán · Foto: Natxo Matxin


Comments are closed.