Berriozar,Deporte,Historia,Vecin@s

Corro por los pelos

22 Feb , 2019  

El título de este artículo tal vez suene a broma, pero es la realidad.

Marino Mateos Lobato, vecino de Berriozar desde los años 70, nos explica que de joven jugaba al fútbol (fichado por el Txantrea en 3ª división) pero la absurda imposición de su entrenador obligándole a cortarse su larga y peculiar melena le hizo abandonar el balón sustituyéndolo por el atletismo.

Marino ¿corres por los pelos?
(Ríe) Sí, al obligarme a cortarme el pelo en plena adolescencia se juntó mi rebeldía y mi asombro, ¿soy mejor jugador de fútbol sin pelo que con pelo? Cómo no estaba de acuerdo y no comprendía ese “descabellado” prejuicio, harto de chupar banquillo por mis “pelos” decidí dejarlo.
Desde entonces te has dedicado a correr ¿no?
Efectivamente, entré en el atletismo tarde, con 23 años, más o menos por el año 81 y de casualidad. Como he explicado antes, abandoné el fútbol y descubrí que me gustaba correr.
¿Pasas directamente a correr maratones?
Sin duda, lo que más me ha gustado y más me he volcado del atletismo es el maratón y los croses. De hecho, nada más empezar a dedicarme a correr me animé a participar en mi primera maratón en el año 81, casi sin prepararme, pero yo me decía “tengo que terminar” y la terminé.
¿De buenas a primeras 42 km?
Antes los maratones estaban un poco idealizados. La gente pensaba que estábamos un poco locos por correr 42 km y 195 m, en cambio, hoy en día es más habitual y se animan a participar más personas.
Eres uno de los fundadores del Club de Atletismo Beste Iruña ¿no es así?
Si, en el año 81 corrí mi primer cros federado, ahí me junté con la gente que hacía atletismo y me animaron a unirme al Beste Iruña que acababa de formarse.
El club ya estaba constituído pero había pocos corredores y en esos primeros años todos hacíamos todo. Justo ese mismo año fui a mi primer Campeonato de Clubs de España con el Beste Iruña.
¿Cómo preparabas tus maratones?
Me preparaba Ignacio Santamaría, entrenador de la Federación Navarra de Atletismo y sí entrenaba para competir, dedicaba 6 días o incluso 7 a la semana. Mi día de descanso suponía correr solo 15 km.
Muchos kilómetros diarios…
Sí, pero si eres fondista o maratoniano tienes que hacerlo, rondar los 180 km en una semana, sino no te salen las cuentas.
Y todo esto ¿compaginándolo con tu trabajo?
Así es, trabajo para el Ayuntamiento de Berriozar en el Área de Jardines, así que entonces, después de 8 horas de trabajo me ponía las zapatillas y a correr 30 kilómetros. A veces me levantaba a las 5 de la mañana y antes de ir a trabajar hacía 15 km y así a la salida ya sólo me quedaban otros 15.
Mucha dedicación.
Era un modo de vida, entrenar de lunes a sábado y el fin de semana las competiciones.
Hablas en pasado…
Sí, digo era porque ahora me lo tomo con más calma. La vida va cambiando, tienes hijos, vas cumpliendo años, etc. Sigo federándome y corriendo, eso no lo dejas nunca pero tus prioridades se centran en otras cosas.
Actualmente, entreno 4 ó 5 días por semana pero a otro nivel, no se parece a lo de antes ni en dedicación ni en intensidad.
Aunque le restas importancia, la verdad es que has conseguido grandes marcas: en el año 1985 terminaste la media maratón en 1 hora y 8 minutos, en el año 1989 obtuviste el record navarro terminando 42 km y 195 m en 2 horas, 21 min y 36 segundos. Por esos años en los Campeonatos de España quedabas entre los 20 primeros.
Bueno no es para tanto. Sí es verdad que entre los años 85-89 conseguí buenas marcas, pero cuando entré en la categoría de veteranos esos resultados fueron empeorando.
Algunas personas me preguntan ¿ya no corres? riendo les contestó, si corro sí, lo que pasa es que ya no gano.
Eso de que no ganas… Acabas de proclamarte ganador del Cross Internacional de San Sebastián, que se celebró el 27 de enero en el Hipódromo de Lasarte, en la categoría Master 60.
Este cross siempre me ha gustado mucho, me parece muy especial muy característico de los cross del norte, de los mejores. Este año al funcionar también como Campeonato de Euskadi Master me motivó y la gané el año que menos esperaba hacerlo.
Supongo que en el Cross de Berriozar también participarás ¿no?
Claro, siempre he participado desde su inicio y varias veces he ganado. Hubo unos años que no se organizó y me daba pena que se perdiera, así que decidí recuperarlo en el año 98. A raíz de un viaje a Cuba y ver a gente corriendo descalza, y a pesar de ello con un nivel muy bueno de carrera, me animé a buscar patrocinadores y prepararlo yo. Vinieron a correr los mejores fondistas navarros porque les traje yo, los diez primeros eran los mismos que en un Campeonato Navarro, hubo muchísimo nivel. Recaudamos gran cantidad de dinero que lo mandamos en material deportivo, después el Ayuntamiento ya se volvió a hacer cargo de esta prueba.
Nueva York, Londres, Rotterdam, París, Estocolmo… son algunas de las ciudades que has visitado corriendo.
Recuerdo que mi primera nómina de mi primer trabajo estable la empleé en apuntarme al Maratón de Nueva York. Correr maratones es la excusa perfecta para viajar y conocer sitios. Te cunden mucho los 42 km para conocer una ciudad, te da tiempo para ver un montón de sitios y barrios.
¿Qué tal quedabas fuera de España?
En Nueva York entre los top 100, el 91, de 25.000 corredores, en Estocolmo entre los 15 primeros.
¿Se puede vivir de ser corredor?
Los 4 mejores, los más destacados, quizás… y vivir solamente sin grandes lujos. Martin Fiz, que era de mi época y llegó a Campeón del Mundo puede que haya ganado algo de dinero, pero muy pocos pueden vivir de esto aunque sean muy buenos. Es uno de los deportes más duros y más sacrificados pero poco valorado y pagado.
Si te hubieras cortado el pelo quizá hubieras ganado más dinero.
No sé qué hubiera pasado si hubiera seguido en el fútbol, más dinero posiblemente, porque algún premio en metálico que he recibido no llegaba más que para invitar a comer a mi pareja y mis amigos y comprarme unas zapatillas nuevas. De todos modos, me lo he pasado muy bien, he conocido a mucha gente, sigo corriendo y conozco generaciones de corredores. Es gracioso y bonito a la vez correr con los hijos de los compañeros de antes, porque ellos ya se han retirado y yo sigo corriendo.
¿Tu familia qué te dice?
Mi pareja también corre, de hecho, nos conocimos en el mundo del atletismo y de mis hijos, el mayor ha empezado ahora a hacer atletismo. Lo que más les llama la atención es que me conozca tanta gente y yo les explico que es porque llevo toda la vida corriendo. También les llama la atención los más de 200 trofeos que tengo en casa de mis padres. ¿Todo esto lo has ganado tú? me preguntan, ellos no me conocieron en mi faceta de atleta al 100%.
¿Seguirás corriendo?
Por supuesto, llevo casi toda mi vida corriendo y continuaré hasta que mi cuerpo me lo permita.

Enhorabuena a Marino, por tantos logros, nos despedimos de este enamorado y romántico del atletismo que a pesar de haber ganado muchas medallas, el mayor mérito es para sí mismo y el seguir corriendo.

Texto: Marian Baos (Momufela) • Fotos: Iñaki Vergara


Comments are closed.