Berriozar,Cultura,Vecin@s

CURSO DE TALLA DE MADERA EN BERRIOZAR

9 Ene , 2020  

Se trata de una de las actividades ofertadas desde el Área de Cultura del Ayuntamiento de Berriozar, llevado a cabo en el taller de Arte-Etxea, situado en el número 3 de la calle San Agustín.

El curso es impartido por Iñaki Villanueva Ortega, escultor profesional de gran experiencia y una larga trayectoria, ya que desde niño sintió curiosidad por pintar y dibujar. Pero su afán era más grande porque su objetivo era plasmar esas obras de dos dimensiones en la tercera dimensión y lo hizo mediante la creación de esculturas.

Villanueva se formó como escultor en la Escuela de Arte de Pamplona y además realizó prácticas en el taller de Koke Ardaiz. Viajó a Florencia, donde trabajó en el taller Bartolozzi e Maioli y pudo admirar de primera mano las obras de su gran inspirador el genio Miguel Angel ya que como él, Iñaki saca la obra de arte que en un trozo de madera está latente.

Su relación con Berriozar es estrecha porque aunque su taller se encuentre en Aristregui, él siempre se ha sentido parte de nuestro pueblo, incluso es el autor del monolito que conmemora los mil años de historia de la localidad, encargado por el Ayuntamiento de Berriozar en el año 2008 y además, es voz y letrista del grupo berriozartarra Khous.

¿A quién va dirigido este curso?

A todo tipo de personas y edades, aunque la franja de edad de mayor afluencia comprende entre los 40 y 50 años, pero hay de todo, desde niños y niñas de 8 años, hasta los 92 años, que es la persona de mayor edad que se ha apuntado a mis clases.

¿En qué consiste el curso?

Es un curso anual, con un mínimo de 8 y un máximo de 15 participantes. Comprende 8 meses desde octubre hasta mayo, se imparte dos días a la semana, de 2 horas de duración cada uno. En este momento hay dos grupos: el primero, de 16 a 18 horas de la tarde y el segundo, de 18 a 20 horas. Al finalizar se realiza una exposición con los trabajos hechos por los alumnos en el Kulturgune.

¿Se necesita llevar algún tipo de material?

La madera la compro yo y los alumnos y alumnas sí que tienen que traer gubias, formones y un mazo. Les doy indicaciones de donde los pueden encontrar a buen precio.

¿Cómo se desarrolla la clase?

Al principio les ayudo y les oriento en la dirección que tienen que golpear, estoy siempre supervisando por eso es importante que el grupo no sea muy numeroso, así me resulta más sencillo poder atender con calidad a cada persona. Para realizar el primer trabajo les ofrezco tres opciones y ellos eligen. Les voy mostrando el camino, que vean de qué trata y como la mayoría nunca ha tallado, al principio muestran temor pero más tarde ven que todo el mundo puede hacer algo, así cuando ya llevan tiempo practicando ellas mismas pueden elegir que tallar dentro de sus posibilidades.

¿Es muy complicado?

Más que complicado, diremos que no es sencillo convertir un espacio plano en volumen, pero se aprende a base de hacer y si se rompe la madera, no importa porque, como en la vida, de este modo aprendes cómo no tienes que hacerlo la próxima vez. La realidad es que todos los alumnos y alumnas logran realizar dos tallas.

¿Qué beneficios resaltarías de hacer talla?

Sobre todo destaco el buen ambiente que se crea y la diversión, así como los beneficios a nivel personal de aprender a hacer algo nuevo. Mucha gente viene con miedo y se siente incapaz de hacerlo. El hecho de lograrlo les proporciona una gran satisfacción. También en una buena manera de desconectar de la vida diaria e incluso de manejo del estrés porque estás durante dos horas golpeando, si tenías un problema, aquí lo olvidas, y de la misma manera es una forma de hacer ejercicio ya que estás todo el rato de pie y dando golpes. En estos cursos no hace falta ni poner la calefacción (ríe), e incluso en esta época navideña puedes quedar muy bien con tus familiares obsequiándoles con tallas realizadas por ti mismo.

¿ Y a ti que te aporta impartir estos cursos?

Mucha sabiduría, porque conoces a muchas personas y aprendes de ellas. Del mismo modo, mucha motivación a enseñar porque en realidad uno no es consciente de lo que sabe hasta que no se pone a enseñarlo y también es una manera de conocerse a sí mismo.

El curso de talla de madera es una maravillosa opción para poner en relieve a nuestra creatividad e imaginación y hacer que la madera vibre con una nueva expresión.

Texto: Marian Baos Ania (Momufela) • Fotos: Iñaki Vergara Pérez


Comments are closed.