Berriozar,Juventud,Salud

El doctor Moyá visita Navarra

9 May , 2019  

El pasado sábado 13 abril, el doctor José Moya Trillo, que a sus 81 años de edad conserva una gran vitalidad y una saludable cabeza, compartió su saber y su gran experiencia en Navarra.

Neurólogo infantil que ha desarrollado su propio método de diagnóstico y tratamiento, en el Centro Médico de Diagnóstico y Tratamiento Educativo (CEDEMETE) y por ello, impartió una charla en Baluarte, dentro del programa de “Expofamily 2019” invitado por Diario de Navarra y por la Asociación ANAIF, integrada por muchos padres y madres cuyos hijos e hijas han sido atendidas por él.

Ese mismo día por la mañana se reunió en el Kulturgune de Berriozar con las familias y allegados de ANAIF, en un acto cercano y sencillo para intentar arrojar un poco de luz a las dificultades del día a día.

Su gran experiencia de más de 60 años, unida a los más de 117.000 “niños distintos” atendidos por él, le convierten en un referente e inspirador.

Su peculiar método, inventado por él, quizá va un poco contra corriente o ¿será quizás que la sociedad se mueve en una dirección que no es la más conveniente?.

Lo que es seguro, es que su intervención no dejó indiferente a nadie, alzando la voz en más de una ocasión nos hizo reflexionar con sus sólidas convicciones.

La charla comenzó con una anécdota personal y de ahí surgieron preguntas.

¿Por qué ante la mínima sospecha de una conducta diferente enseguida los médicos recetan? ¿Por qué se intenta tranquilizar a las familias tapando la dificultad con medicamentos?

¿Qué mueve el mundo? ¿qué os mueve? El dinero. Los y las médicas aplican lo que se les han enseñado en la facultad y las facultades están financiadas por laboratorios farmacológicos. No tengo pruebas, lo que sí tengo son certezas.

¿Usted cree que ahora hay más niños con TDA, más niños hiperactivos o con más problemas de conducta?

Antes los mismos fenómenos se contaban de manera diferente, hoy hay más niños etiquetados, eso es verdad y probablemente, hay más en número. Lo que sí es cierto es que actualmente estamos más preocupados por la calidad de vida y por la salud. Antes la sociedad no se preocupaba tanto o no existía tanto interés económico. Vivimos en un mundo falso, corrompido, intentando alcanzar la felicidad sin darnos cuenta que para ello basta con ser buenas personas y amar mucho.

El doctor reconoce que es más rápido y cómodo resolver dificultades utilizando medicamentos, y aunque no se muestra en contra (depende qué casos) aboga por otro camino más lento. Donde hay ríos no poner presas para contener su desbordamiento, sino construir puentes que faciliten su movimiento.

Método novedoso

Enamorado del cerebro humano, ha dedicado casi toda su vida a su estudio y se fascina de la increíble plasticidad de la neurona y de su poder de modificarse con la educación. Lo que antiguamente se creía imposible, hoy hay pruebas. Un científico sueco que trabaja con personas con Alzheimer ha demostrado que fabricamos neuronas nuevas toda la vida y Moyá lo sabía. En esta creencia se basa su metodología, en reprogramar las neuronas a través de la educación, si hay alguna parte del cerebro que funciona con anomalías, en definitiva, crear estructuras sólidas para compensar las que no funcionan.

“Curar no he curado a nadie -asegura el doctor- pero, acompaño y ayudo. El que nace con Síndrome de Down, muere con este síndrome, pero a través de la educación y la reprogramación neuronal muchos han alcanzado niveles que se creían imposibles de lograr”.

¿Cómo es que su sistema no es aplicado por todo el mundo?

Es poco habitual, intento transmitirlo y aunque haya ganado alguna batalla local, la guerra la he perdido, la sociedad se mueve por otros senderos.

ANAIF, recoge sus semillas y poco a poco las van plantando y somos testigos de su impresionante resultado. Mucho esfuerzo y mucha dedicación, muchas horas de trabajo…

Si, yo resumiría todo el proceso en poner mucho amor, es la gasolina que nos mueve y el estímulo básico para mover neuronas. Amar a los hijos e hijas como personas que son, con sus diferencias tendiendo puentes para que atraviesen sus valles inundados, sin cambiarles, tan solo amarlos y facilitarles su viaje por esta vida.

 

Texto: Marian Baos Ania (Momufela).


Comments are closed.