Berriozar,Solidaridad

EMBAJADORES SAHARAUIS ENTRE NOSOTROS

25 Sep , 2014  

Como ya viene siendo habitual, el pasado 26 de junio llegaron a Berriozar un centenar de niños y niñas, procedentes de los campos refugiados saharauis, con el fin de pasar el verano con familias navarras, dentro del programa Vacaciones en Paz.
En euskera la palabra desierto se dice basamortu, cuya traducción literal es bosque-muerto. Allí es donde tienen las raíces estos pequeños saharauis, que se ven obligados a vivir en campos de refugiados por culpa de un país como Marruecos (además del resto de países que ignoran el problema) que les roba literalmente su libertad como pueblo y como personas.
Ante la injusticia de esta sinrazón y la inacción de los gobernantes, es el pueblo quien toma la iniciativa e intenta paliar mediante la solidaridad y dentro de sus posibilidades. Y una de las prioridades de todo este conflicto es la salud y el bienestar de los pequeños. Por ello, las familias de acogida realizan los chequeos sanitarios necesarios a los niños y niñas.
De esta necesidad nace el proyecto Vacaciones en Paz, cuyo éxito es notable, y es que durante todos estos años ha logrado descender en un 40% la mortalidad infantil y además ofrece la oportunidad de vivir una experiencia normalizada a estos chavales.
Actividades durante el verano
La agenda de estos embajadores saharauis está más que completa. Durante la primera semana es el turno de las citas oficiales, recibimiento en el Ayuntamiento de Pamplona, Parlamento, donde los pequeños no saben muy bien dónde están ni qué hacen allí, pero que sirve para dar a conocer el conflicto saharaui. Luego llega el turno de la visita a Sendaviva y la comida popular en Estella, donde los txikis juegan, cantan y hablan sobre sus experiencias. En el caso de las familias de Berriozar, hay otra cita en Arostegi, donde se reúnen alrededor de una deliciosa paella y hay tiempo también para jugar, hablar y degustar té.
Y con el final de agosto, llega la hora de despedir a los txikis, con una sensación agridulce y con muchas ganas de que pasen el año lo mejor que puedan y volver a recibirlos el año que viene.

unai-jimenez-sahara

SAHARAUIAK GURE ARTEAN

Jada ohitura bilakatu den honetan, iragan den ekainaren 26an ehun bat ume saharar heldu ziren Berriozarrera, Nafarroako familiekin uda pasatzeko asmoz. Oporrak bakean egitasmoari esker, umeen hilkortasun kopurua %40 jaitsi da, hemen jasotzen duten elikadura eta osasun azterketei esker.
Udan zehar ume sahararren agenda beteta egon ohi da, familiekin egiten dituzten ekintzez gain, hainbat ekitaldi izaten baitituzte. Lehenengo astean ekitaldi ofizialen txanda bada (Iruñeako Udala, Parlamentua, etab), ondoren Sendavivara bisita edota Lizarran urtero antolatzen duten janari herrikoia heltzen dira. Berriozarko familien kasuan, Arostegin abuztuan egiten duten bazkaria egun berezia da. Paella jateaz gain, jolas egiteko, solasteko eta te gozoa dastatzeko tartea izaten baitute.
Abuztuaren amaieran, umeak berriz bere herrira bueltatzeko unea da, oso une gazi-gozoa. Umeak urtea ahalik eta hobekien igaro dezaten pentsatuz eta hurrengo urtean berriz ikusteko irrikitan.


Comments are closed.