Berriozar,Política,Vecin@s

Entrevista a Xabi Lasa

7 Feb , 2017  

“Echo de menos el contacto directo con los vecinos y vecinas de mi pueblo”

Xabier Lasa ejerció como alcalde de Berriozar (NaBai) desde el año 2007 hasta 2015.

Nació en Pamplona y vive en Berriozar desde que tenía dos años. Casado y con tres hijos, Xabier Lasa fue nombrado en agosto de 2015 director general de Administración Local de Navarra. En Berriozar lo recordamos como alcalde, ya que ejerció como tal desde el año 2007 hasta el 2015 por la coalición NaBai. Licenciado en Ciencias Religiosas y en Teología, antes de ser alcalde fue traductor, secretario de euskera de la Diócesis de Pamplona y profesor.
Se convirtió en parlamentario foral en la octava legislatura (2011- 2015) y fue reelegido como tal en las últimas elecciones aunque dejó pronto el Parlamento para entrar en el Gobierno. Ha sido miembro de las comisiones parlamentarias de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local y portavoz en la comisión de Política Social. Desde 2015 es el nuevo Director General de Administración Local de Navarra.

¿Cómo valoras este año y medio en el nuevo cargo?
Ha sido un año intenso, emocionante, lleno de retos y en el que no hemos parado de pensar y de hacer cosas.
Tanto a nivel personal como de grupo la valoración es positiva. Hemos tenido que dar inicio a un cambio estructural muy profundo en la forma de entender la Administración Local de Navarra. El primer reto consiste en valorar a los ayuntamientos como entidades con capacidad y legitimidad propias, sin considerarles peones subsidiarios de la Administración Foral y de las políticas del Gobierno, como se les ha tratado últimamente.
Como es sabido, la legislatura comenzó con un acuerdo programático entre las cuatro fuerzas políticas que apoyan al Gobierno del cambio, ese acuerdo marca unas tareas muy concretas para todas las áreas gubernativas y, por supuesto, también para Administración Local, y hay que cumplirlas. En ello estamos desde el primer momento.
¿Qué ha sido lo más difícil de este cambio?
Para mí lo más difícil no es el trabajo concreto del día a día sino dar sentido a ese trabajo, cambiar la filosofía de fondo, en nuestro caso ayudar al Gobierno y a las propias entidades locales a recuperar la conciencia de que el poder local es determinante a la hora de organizar la sociedad.
En Navarra la política se ha alejado del pueblo llano, se ha “foralizado”, se ha desplazado lo importante hacia el Parlamento y Gobierno Foral en detrimento de ayuntamientos y concejos.
Aunque Gobierno y Parlamento son entidades importantes y necesarias, no pueden suplantar a los ayuntamientos a la hora de organizar las comunidades sociales básicas. En nuestro ámbito el cambio consiste en recuperar el municipalismo como eje vertebrador de la política navarra.
¿Cuáles son tus principales funciones como director de Administración Local?
Un director de Administración Local trabaja para los ayuntamientos. Es como un “alcalde de los alcaldes”.
En ese sentido le corresponde pensar cómo ayudarles a hacer bien su trabajo, cómo dotarles de recursos suficientes para que puedan llevar a cabo sus competencias de servicio al pueblo, realizar las obras necesarias en sus localidades, afrontar los retos que plantea una política de participación, tomen decisiones claras y transparentes en el gobierno municipal…
Mi trabajo de ahora requiere pensar en global, tomar como referencia toda Navarra, porque los ayuntamientos tienen que solucionar los problemas de cada lugar, que son diferentes según la zona donde se encuentran.
Me llama la atención -y me parece muy injusta- la diferencia entre unos ayuntamientos y otros en Navarra. Existe un marcado desequilibrio territorial entre la zona rural (mucho menos dotada) y la zona urbana.
¿Qué necesidades tiene en estos momentos Navarra en temas de administración local?
La más importante, y en la que estamos metidos de cabeza en estos momentos, es la reforma de la Administración Local. Queremos plantear una nueva estructura organizativa para nuestros ayuntamientos, concejos y entidades supramunicipales que gestionan servicios mancomunados. Esto se traduce en distribuir mejor las competencias o funciones a realizar por cada administración, reordenar la actual estructura comarcal, que es deficiente, y mejorar la financiación de los ayuntamientos.
Era una tarea pendiente desde hace muchos años que hemos retomado con ganas y queremos materializar en esta legislatura. Por lo menos en lo que se refiere a asentar sus bases generales, ya que el cambio será progresivo y costará probablemente más tiempo.
Se habla de una posible unificación de los ayuntamientos y concejos más pequeños de nuestra comunidad, ¿se va a llevar a cabo?
Lo que planteas va unido a la reforma local que te he citado. El Gobierno actual no baraja proponer la extinción de ayuntamientos y concejos pequeños. Al contrario, creemos que son muy importantes y algo a cuidar y defender. Para ello queremos crear estructuras comarcales fuertes, que les den apoyo allí donde más lo necesiten. Planteamos la creación de Comarcas, entes supramunicipales que trabajen a una con los ayuntamientos y concejos para constituir entre todos una red de colaboración que mejore sustancialmente la Administración Local sin diferencias de zonas.
¿Qué es lo que más echas de menos de tu paso como alcalde de Berriozar?
Mi etapa como alcalde de Berriozar me marcó vitalmente. Echo de menos el contacto directo con los vecinos y vecinas de mi pueblo, ese “cuerpo a cuerpo” que me obligaba a vivir todos los problemas en primera persona. Me acuerdo de los trabajadores del ayuntamiento, que me ayudaron mucho y a los que quizá no les agradecí lo suficiente su dedicación. Ahora veo que sin un equipo humano como el que había y hay en Berriozar sería imposible sacar adelante el ayuntamiento.
También añoro -aunque parezca raro- los malos ratos sufridos y, sobre todo, la capacidad que tuvimos para resistir ante un aparato de poder foral que no asumía que un grupo de fuera de su entorno gobernase un ayuntamiento importante. Creo que el equipo de Gobierno de esos ocho años sorprendió a todo el mundo por su capacidad de trabajo y resistencia, incluso a nosotros mismos. Creo, además, que el actual equipo de gobierno de Berriozar continúa por la misma senda, con personalidad propia, pero con la misma dedicación a su pueblo y eso es muy bueno para Berriozar.
Diría muchas cosas más, pero como resumen sólo puedo añadir que mi etapa de alcalde ha sido, sin duda, la más bonita que he vivido a nivel profesional y en la que más he aprendido.
TEXTO: Vanesa Lazcano • FOTOS: IÑAKI VERGARA


Comments are closed.