Berriozar,Música

FUIMOS, SOMOS Y SEREMOS VENDETTA

11 Oct , 2018  

La etapa del grupo musical Vendetta va llegando a su fin. Hablamos con Rubén Antón (trompeta) integrante de la formación y vecino de Berriozar para que nos cuente, un poco más sobre la trayectoria musical del grupo y sus últimos coletazos encima de los escenarios de nuestra geografía.

10 años de Vendetta habrán dado para mucho, ¿con qué te quedas?
Pues sí, son diez años de Vendetta muy intensos la verdad. No sabría decirte una cosa en concreto ya que hemos vivido muchísimas cosas desde los comienzos. Hay cosas de grandes conciertos, de giras, momentos vividos únicos. Pero al final me quedaría con la gente, con lo que hemos formado. Es como formar una gran familia tanto músicos como técnicos y las cosas se viven intensamente porque pasamos muchas horas juntos. Entonces se viven las cosas de una manera muy especial, por ejemplo, cuando te vas de gira semanas enteras o fines de semana, días de muchas risas o días de mucho agotamiento.
¿Cómo ha sido vuestra evolución como grupo?
Pues nosotros la verdad es que desde el primer día hasta el ultimo, no hemos hecho mas que currar y currar. Hemos sido un grupo que tenía clarísimo el objetivo, el cómo hacer las cosas. Pero también hemos ido aprendiendo por el camino. Cuando empezamos, varios veníamos de Skalariak, menos Peio, entonces no partíamos desde cero sobre todo para que la gente nos diera una oportunidad para escucharnos, no tanto en condiciones económicas. Empezamos tocando en bares, gaztetxes, etc. Sí que notamos que a partir del segundo disco la cosa iba a más y que con cada disco ganábamos más gente.
¿Qué recuerdas de vuestros principios?
Pues recuerdo las ganas y la ilusión de hacer cosas. Empezamos con unos temas que tenía por ahí Jabiero y prácticamente es suyo el primer disco, salvo un par de temas y mucho trabajo de local para darle forma al disco. Recuerdo perfectamente nuestros primeros tres conciertos, que musicalmente no fueron buenos, pero por suerte hemos ido mejorando, la ilusión y las ganas nos han hecho ir hacia delante.
¿Cómo va vuestra gira de despedida?
La verdad es que está siendo un año espectacular. Se nota que es el último año y que, por lo tanto, estamos haciendo más conciertos porque la gente tiene ganas de vernos y de despedirse de Vendetta. Es un año muy bueno tanto por la cantidad de conciertos, como por la cantidad de gente que está acudiendo a nuestros conciertos y por el cariño que estamos recibiendo.
¿Guardáis una traca final para vuestro último concierto?
Nuestro último concierto va a ser algo diferente. En cuanto a repertorio, tocaremos nuestras mejores canciones y aparte tocaremos algunas que llevamos sin tocar hace tiempo. Va a ser algo más largo de lo habitual y habrá alguna sorpresa por ahí. Buscamos hacer algo diferente y esperemos que sea espectacular y sobre todo, muy emotivo.
¿Cómo ves el panorama de los grupos emergentes?
Creo que ahora mismo existe una oferta musical de ocio. Festivales todos los fines de semana. Y sí que es verdad que las redes sociales ayudan a los grupos que están empezando, que no son tan conocidos, es un punto a favor que hay que aprovechar. Pero luego también hay muchísimos festivales y muchísimas cosas que quizás no estén dando las oportunidades que merecerían. La verdad, es que a veces se va un poco a lo seguro.
¿Es casualidad o qué tiene Berriozar para tener grupos tan kañeros?
No sé si es casualidad o qué. Lo que te puedo decir es que en Berriozar hay una afición musical increíble de todos los estilos de música. Yo he crecido en la escuela de música y he conocido un montón de músicos que son unos fenómenos.
¿Qué sentimientos tuviste en el concierto de fiestas?
Para mí en especial me hizo una ilusión tremenda el tocar en fiestas porque no pensaba que iba a poder tocar. Sabía que desde el Ayuntamiento tenían ganas de traernos y se agradece un montón todo ese esfuerzo realizado. Yo lo viví con nervios, como no puede ser de otra manera. Hay conciertos especiales para uno en los que me meto bastante presión y a veces no llego ni a disfrutarlos de la presión que me meto. Pero, la verdad, es que en éste me intente liberar de la presión y lo disfrute mucho. Creo que se creó un buen ambiente, yo me quedé con una sensaciones muy buenas y estoy seguro que el concierto de Berriozar será uno de los conciertos que recordaré siempre.

Texto: Ramon Uriz • Fotos: Iñaki Vergara


Comments are closed.