korrikolaris atletismo

Berriozar,Deporte,Educación,Juventud

La escuela de las korrikolaris

11 Jun , 2019  

Que en Berriozar hay afición al atletismo es evidente, ya que son muchos los vecinos y vecinas que a diario entrenan por el pueblo y, además, participan en carreras populares los fines de semana. Pero los y las txikis no se quedan atrás ya que durante todo el año entrenan duro en la Escuela de Atletismo BKE de Berriozar y compiten en los Juegos Deportivos de Navarra. Nos hemos acercado a charlas con Félix, encargado de la escuela, y varios alumnos y alumnas de la escuela para conocerla más a fondo y repasar los logros conseguidos este curso.

La cita es en el patio del Instituto de Berriozar, lugar en el que todos los viernes, de octubre a junio, entrenan los y las atletas txikis. Se nota que estamos a final de curso, puesto que solo les queda una competición y cogerán vacaciones hasta principios de otoño. Si el viernes entrenan en el instituto, el martes van al polideportivo de Berriozar. Tal y como nos comenta Félix, encargado de la escuela de atletismo, “en la escuela están unos 40 o 45 chicos y chicas. Aunque nos amoldamos al espacio que tenemos, cuando entrenamos en la pista del instituto, el espacio que tenemos no es todo lo grande que quisiéramos, sobre todo si llueve o anda viento”. Este inconveniente no lo tienen en el polideportivo de Berriozar ya que cuentan con más espacio y eso les permite realizar diferentes grupos y actividades a la hora de entrenar. Unido a esto, Félix confiesa, aunque sabe que es muy complicado, que sería bueno contar con una pista de atletismo por el echo de que los y las chicas pudieran entrenar un día al mes con el calzado específico que se utiliza en las competiciones.

Cantera de atletas

Al igual que ocurre en el resto de las escuelas municipales deportivas de Berriozar, el curso comienza en septiembre-octubre. “Este año han estado 45 jóvenes en edades comprendidas entre los 7 y los 16 años”, comenta Félix. “Participamos en los Juegos Deportivos de Navarra y esto hace que al mes de comenzar los entrenamientos ya estamos compitiendo”. El límite de edad para participar en esta competición son los 16 años, por lo que una vez cumplida esa edad los y las atletas dejan la escuela deportiva y pasan a un club. Tal y como nos ha comentado Félix, “la diferencia entre la escuela deportiva y el club es que este segundo es mucho más grande y abarca atletas que van hasta veteranos. Todo el mundo puede pertenecer a un club, y una vez dentro hay entrenadores de diferentes disciplinas que son los que aconsejan a cada atleta cuál puede ser su mejor disciplina.

En cuanto al número de chicos y chicas de la escuela, Félix comenta que tanto en la escuela de atletismo de Berriozar como en las competiciones a las que asisten, “hay más chicas que chicos, diría que un 60% son chicas frente al 40% de chicos”.

Buenos resultados

“Estamos muy orgullosos de nuestra escuela, porque hay muchas escuelas como la nuestra que no obtienen los buenos resultados que hemos tenido nosotros”, reconoce Félix. “Creo que llevamos unos diez años, y reconozco que yo no sabía que había una escuela hasta que fui a apuntar a mi hijo a una actividad deportiva, y como yo había practicado durante 15 años atletismo, le animé a que se apuntara. Al final, el fútbol abarca a muchos y muchas niñas pero solo juegan los mejores, en cambio, en atletismo todo el mundo corre. Creo que es conveniente hacer otro tipo de deporte diferente al fútbol. Si hablamos de la exigencia de este deporte, Félix reconoce que no tiene ninguna exigencia, es decir, que todo el mundo puede practicarla. “Entrenamos dos días a la semana una hora cada día. Solemos entrenar todos juntos”.

MONITORES Y MONITORAS

“Actualmente, en la escuela somos cinco monitores: Rafa, que se encarga de entrenar a los y las más jóvenes; Idoia Langarica se ocupa de los y las alevines y David y yo nos centramos en los más mayores. Además, contamos con la ayuda de Miguel que es la persona que el día que por motivos laborales no podemos acudir a los entrenamientos nos sustituye”, comenta Félix. Con los más pequeños el entrenamiento se basa en juego, ya que lo primordial es que se lo pasen bien. Con los mayores la cosa cambia. “Tenemos que competir casi todos los meses por lo que hay que prepararlos bien. Tanto David como yo tenemos experiencia en el atletismo y tratamos de transmitir nuestros conocimientos sobre todo en lo referente a la técnica, porque eso es lo primordial en esta edad”. En cuanto a la modalidad que más les suele gustar a los y las chavalas Félix dice que la mayoría quiere correr distancias cortas. “En general, podemos decir que la temporada viene dividida en dos partes: el fondo y la pista. En el fondo los y las niños se aburren, no les suele hacer mucha gracia correr un kilómetro y medio. Y es cierto que si no compiten se aburren y se desmotivan. En cambio, si compiten y suben a Pamplona y allí tienen que hacer diferentes pruebas (saltos, diferentes distancias, etc.) y se divierten más.

Dos ejemplos

Imanol Ilundáin y Precious Isaac son dos de los atletas de Berriozar. En el caso de Imanol él tiene ahora 13 años y lleva ocho años corriendo. Tal y como nos ha contado, la modalidad que más le gusta son los saltos de longitud y triple.

En el caso de Precious, de12 años, lleva en la escuela desde benjamín. A ella lo que más le gusta es la velocidad. El hecho de ir a competiciones les parece a los dos muy emocionante y divertido. Aunque casi todas las competiciones tienen lugar en el estadio Larrabide de Pamplona, también les toca viajar a Alsasua y Tudela alguna vez. Además, señalan que en las competiciones conoces a mucha gente y haces muchos amigos y amigas. En cuanto a las instalaciones para entrenar, a Imanol le gustaría una pista y que estuviera en mejor condición el lugar donde entrenan los saltos.

Texto: Itziar Perez Bueno • Fotos: Patxi Pitillas


Comments are closed.