Berriozar,Cultura,Historia

LA FUGA EN LA MEMORIA

11 Jun , 2018  

El pasado 17 de mayo, el salón de actos del colegio Mendialdea acogió un acto-homenaje sobre la fuga del Fuerte de San Cristóbal. Durante dos horas, las personas asistentes conocieron un poco más los detalles de aquel suceso ocurrido el 22 de mayo de 1938.

Oscuridad… gente corriendo, sonido de latidos… tiros… sirenas… así dio comienzo el homenaje que desde el Ayuntamiento de Berriozar, y con la colaboración de diferentes colectivos de la localidad, se organizó en la escuela Mendialdea ya que se cumplen 80 años de la fuga del Fuerte. El objetivo del acto era por una parte, homenajear a los y las familiares de los presos que participaron en la fuga y por otra parte, dar a conocer detalles del suceso y del contexto histórico con la ayuda de profesores e historiador@s. Después del teatro de la fuga, realizado por jóvenes del Gaztegune, Itziar Aranguren y el berriozartarra Unai Yoldi comenzaron la presentación del evento. El primero en tomar la palabra fue el alcalde de Berriozar, Raúl Maiza, en cuya intervención aclaró la importancia que tiene realizar este homenaje, así como la necesidad de aclarar lo qué pasó en aquel suceso de 1938. Además, hizo hincapié en el titular y noticia que el 30 de mayo publicó Diario de Navarra y que mostraba la versión oficial del régimen franquista ante la fuga. Maiza recalcó que aunque durante décadas este hecho ha sido ocultado, “gracias a los y las familiares, investigadores e investigadoras y asociaciones memorísticas, lo han sacado a la luz y nos van acercando a la verdad”. Maiza hizo una descripción de la fuga en la que “585 presos fueron capturados, 207 asesinados y los 14 presos organizadores fueron fusilados en público”. Todo ello sucedió en la cima del monte Ezkaba, en el fuerte Alfonso XII, curiosamente, en terreno expropiado a Berriozar.

Música

El discurso del alcalde dió paso a la actuación del trío compuesto por Kutxi Romero, Kolibri Diaz y Alen Ayerdi que interpretó “Ciudad de gitanos” en acústico. Una vez acabada su actuación el cantante también tuvo ocasión de responder varias preguntas que le realizó la presentadora, momento que aprovechó para recordar que durante los 14 años que él estudió en la escuela de Berriozar, nadie le habló nunca de la fuga de Ezkaba. Además, quiso dar las gracias al Drogas por el trabajo que éste realizó con el disco “La tierra está sorda” ya que “puso luz a la fuga”.

Mesa redonda

El acto central fue la mesa redonda en la que participaron Amaia Kowasch, autora del libro “Tejiendo redes” e investigadora; Carmelo Urra, profesor jubilado de historia; Emilio Majuelo, profesor de la UPNA; y Joseba Asirón, profesor, historiador y alcalde de Pamplona. Entre todos y todas, intentaron dar unas pinceladas sobre diferentes aspectos de la fuga en concreto pero también del contexto histórico en el que sucedió. Para ello, Asirón comenzó describiendo la Iruñea de hace 80 años, “donde la capital contaba con 50.000 habitantes, todavía conservaba las murallas, no había barrios y el resto de la Comarca era un rosario de pueblos pequeños. La ciudad estaba dominada por curas y militares y se puede decir que era una olla a presión tanto en lo moral como en lo político”. Majuelo por su parte habló sobre las condiciones insalubres que padecieron los presos del fuerte “andaban los calcetines solos de la cantidad de pulgas y piojos que había. Muchos de los reclusos se morían de hambre”.

Kowasch habló sobre la investigación sobre el papel de las mujeres en el Fuerte. Y fue precisamente la inquietud de saber más sobre esas mujeres silenciadas durante muchos años, la razón por la que ha estado investigando durante 6 años. Como curiosidad, Amaia comentó que el mismo día de la fuga por la mañana fueron varias las mujeres que visitaron a sus familiares, y que ellas no sabían nada de lo que horas después sucedería.

Carmelo Urra, profesor durante muchos en años en el colegio de Berriozar, comentó que en el pueblo no se miraba el Fuerte, en aquella época “no se hablaba nada”. Urra destacó que al entrevistar a cinco hombres y cinco mujeres mayores de Berriozar hace ahora 10 años, les preguntó sobre el Fuerte, y estos contestaron que “de eso es mejor no hablar”.

OTROS TIEMPOS

No es sin embargo el primer homenaje que se realiza entorno a este suceso. Y es que hace 30 años se realizó un acto en el que también participó Emilio Majuelo. A raíz de esto, Majuelo comentó que sí que ha habido cambios por el trabajo realizado por las asociaciones de memoria histórica ya que se han realizado muchas cosas. En opinión de Asirón, la fuga podría haber sido el guión de una película similar a “La gran evasión”, protagonizada por Steve McQueen.

Por último, Amaia Kowasch se lamentó por sentir que “vamos tarde”, ya que muchas de las mujeres con las que le hubiera gustado hablar ya han fallecido. Además, recalcó los obstáculos que ponen desde entidades como el Arzobispado y el Ministerio del Interior ante este tipo de investigaciones.

FINAL DEL ACTO

El coloquio dio paso a una ronda de preguntas donde los y las asistentes pudieron resolver alguna duda sobre el suceso. Por último, el grupo de danzas de la localidad colaboró entregando una flor a Manolo Santamaría, Juan Malo, Óscar Ibañez y Joaquín Urtasun, todos ellos familiares de los berriozartarras que estuvieron presos en el Fuerte. Urtasun, declaró estar orgulloso de su pueblo y quiso agradecer al Ayuntamiento por haber organizado este acto ya que “aunque no se logre una de las premisas de la memoria histórica que es  la reparación, se puede conseguir conocer la verdad de los sucedido”.

Para finalizar, cuatro dantzaris del grupo Txori-zuri representaron una coreografía que comenzó con música de Mikel Laboa y que fusionaron con música rockera. Y el broche final lo puso la voz de Rebeca Echarri y el teclado de Iñigo Labiano que  juntos interpretaron “Maravillas” de Fermin Valencia. Y así termino este acto que congregó a unas 500 personas que abarrotaron el salón de actos.


Comments are closed.