Berriozar,Cultura,Juventud

“La transexualidad es sólo un hecho más de la diversidad humana

4 Abr , 2017  

…pero ha sido tratada como un trastorno mental desde la medicina y la sociedad”

Con apenas dos años de existencia, la Asociación Chrysallis Euskal Herria aglutina a 40 familias de menores transexuales cuyo fin es reivindicar los derechos de los menores en las instituciones. El vecino de Berriozar, Carlos Echenique Huarte, es miembro de Chrysallis y nos hemos reunido con él para conocer de primera mano la situación de estos y estas menores.

¿Cuándo se creó la Asociación Chrysallis? ¿Por qué y para qué se creó?
Chrysallis se crea en el año 2013 como asociación estatal, con la pretensión de servir como red de apoyo mutuo para familias de menores transexuales y para la reivindicación de los derechos de estos menores en las instituciones. En tan sólo tres años, la asociación aglutina ya en torno a las cuatrocientas familias. Más adelante, en 2015, se constituyó Chrysallis Euskal Herria como delegación territorial, la cual nació de la mano de ocho familias y reúne hoy a cuarenta nada más y nada menos.
La campaña que bajo el lema, Hay niños con vulva y niñas con pene, llevó a cabo la asociación durante el mes de enero abrió el debate de la transexualidad infantil. ¿Cómo valoráis desde ChrysallisEH todo lo acontecido?
Teniendo en cuenta que el objetivo de la campaña era situar la transexualidad infantil en debate público, creo es para estar más que satisfechos pues ha sido enorme el interés que ha suscitado no sólo en la ciudadanía sino también en los medios de comunicación. Hoy se habla más que nunca de este tema y además se ha empezado a hacer desde el conocimiento de esta realidad. Se pretende que la información llegue a todos aquellos hogares en los que hay menores que sufren y que necesitan ser escuchados, que sus familias sepan que no están solas, que hay otras familias que hemos pasado antes por la misma situación y que, haciendo las cosas bien, se puede despejar muchísimo el camino para estas niñas y niños.
¿Cuáles son los principales obstáculos con los que se enfrenta una persona transexual?
Estamos hablando de una realidad que las personas de mi generación hemos conocido llena de connotaciones negativas: marginalidad, sufrimiento, discriminación, etc. Ello ha sido debido al desconocimiento que ha acompañado siempre a esta peculiaridad. La transexualidad es sólo un hecho más de la diversidad humana pero ha sido tratada como un trastorno mental desde la medicina y la sociedad. Por ello, a las madres y padres de estos menores se nos ha cortado el aliento al descubrir en nuestras hijas e hijos esta condición. La sociedad ha condenado al ostracismo a este colectivo, lo ha demonizado y ello ha traído mucho sufrimiento innecesario a estas personas. Los obstáculos han venido siempre de la mano de una sociedad ignorante, no malvada pero si desinformada.

Supongo que para las madres y padres tampoco resultará sencillo de asimilar que la menor o el menor sea transexual. ¿Cuáles son las principales dudas que tienen los familiares?
De hecho, el término “transexual” no es correcto pues implica que hay tránsito de un sexo al otro, algo del todo imposible. Lo que los familiares descubrimos un día es que había habido un error en la asignación del sexo cuando nacieron nuestros hijos y que el niño que creíamos tener era en realidad una niña, o viceversa. Esto sucede cuando esos menores empiezan a hablar y se definen a sí mismos en el sexo que sienten, no de forma caprichosa sino en clave de necesidad profunda que debe ser atendida pues de otro modo se les está negando la posibilidad de ser auténticos, de ser ellos mismos. No son transexuales, son niñas y niños, simplemente.
Uno de los temas que más preocupa en este asunto es la alta tasa de intento de suicidio que las personas transexuales padecen cuando les fue negada su identidad sexual durante su infancia, un 41%, frente al 1,36% para la población general. ¿Cómo se le puede hacer frente a esta situación?
Efectivamente hay estudios recientes, publicados en el ámbito internacional, que apuntan a este dato sobrecogedor. En mi opinión, la mejor forma de hacer frente a esta situación tendrían que darla el resto, ese 59% que nunca intentó quitarse la vida. Lo cierto es que demasiado a menudo escuchamos relatos de transexuales adultos que hablan de infancias perdidas y de que los trastornos, cuando aparecen, son la consecuencia de la negación perpetua. No se puede vivir de una manera saludable siendo permanentemente cuestionado.
¿Hoy en día, la persona menor con esta peculiaridad, puede cambiarse de nombre en los documentos oficiales (DNI, pasaporte, etc.)?
Es posible un cambio de nombre por uso habitual si el juez competente lo autoriza. El cambio de la mención relativa al sexo de la persona en el Registro Civil, sin embargo, es un derecho no reconocido hasta la mayoría de edad legal. El Tribunal Supremo elevó una cuestión de inconstitucionalidad por ese motivo que el Tribunal Constitucional habrá de resolver algún día.
En 2009 se aprobó en Navarra la Ley Foral de No Discriminación por motivos de identidad de género. Desde entonces, ¿se ha avanzado algo o todavía queda mucho por hacer en el ámbito legal?
El escenario en Navarra es hoy bien distinto al de hace poco más de un año pues en junio del 2016 se constituyó una comisión de trabajo, de la que la Asociación ChrysallisEH está formando parte, donde todos los agentes implicados en la atención de esta realidad están trabajando para el desarrollo integral de la ley. Desde esta comisión han de articularse algunas disposiciones que aún no han sido desarrolladas como la redacción de una “Guía de atención integral para las personas transexuales” por ejemplo, donde se recogerán los protocolos para la correcta atención de este colectivo desde los ámbitos social, educativo y sanitario. El Gobierno de Navarra se está implicando activamente y esto es algo que nos merece una valoración muy positiva.
Tan importante como las leyes supongo que será trabajar el tema de la transexualidad en el ámbito educativo. ¿Cómo se encuentra la situación en Navarra? ¿Existe algún protocolo o formación en los centros educativos?
Durante el pasado año hemos estrenado un protocolo de abordajes para centros escolares en los que se dan casos de menores en situación de transexualidad, aprobado por el Departamento de Educación del Gobierno de Navarra, y que incluye un plan de formación para el profesorado, personal no docente, para madres y padres y para los propios niños y niñas mediante la intervención en aula. Puedes imaginar lo importante que es un aval oficial como éste para unos padres que acuden a la escuela de su hijo o hija y necesitan una intervención de este tipo. Otra cuestión es cómo se va a abordar a partir de ahora la educación en materia sexo-genérica ya que, nuevas realidades como ésta, que están emergiendo ahora, han puesto de manifiesto que esta materia no se estaba abordando de la mejor forma posible.
¿Qué es lo que exigís a la sociedad e instituciones desde ChrysallisEH?
A nivel estatal, la promulgación de una Ley que garantice los derechos del colectivo para todo el territorio nacional, ya que la falta de esa regulación legal está haciendo que cada CCAA legisle por su cuenta y ello se traduce, por ejemplo, en que una persona transexual, menor o adulta, que resida en Zamora, no tenga los mismos derechos que otra persona de la misma condición que lo haga en Bilbao o Madrid, lo cual no es aceptable. A nivel autonómico se está trabajando muy bien pero cabe un esfuerzo mayor en la divulgación de esta realidad a través de campañas de visibilización, en la dotación de medios más ambiciosos al servicio público Kattanligune, de atención e información al colectivo LGTB y a sus familias. Además, es fundamental profundizar en el conocimiento de esta realidad emergente desde el estudio y la investigación rigurosa y ahí las universidades como la UPNA han de implicarse a fondo.

Texto: Itziar Perez • FOTO: IÑAKI VERGARA


Comments are closed.