Mesa redonda

Berriozar,Igualdad,Jubilados,Vecin@s

Mesa redonda entre vecin@s

27 Feb , 2020  

Pensiones, contratos precarios para los jóvenes, vivienda, igualdad entre mujeres y hombres… Se trata de temas que están de actualidad y además, aunque tal vez a una persona en concreto no le toque, seguro que alrededor tiene personas que tal vez cuente con una pensión mínima, o que haya tenido contratos precarios o que haya sufrido algún tipo de discriminación por el hecho de ser mujer. Desde la Revista Berriozar, nos ha parecido interesante reunir a varios vecinos y vecinas del pueblo para charlar sobre estos temas. En la mesa redonda que hemos organizado hemos tratado de que hubiera representantes de ambos géneros, y de diferentes edades para que nos dieran su visión de los diferentes temas. La segunda parte del reportaje se podrá leer en el número de abril de la revista. Desde aquí nuestro agradecimiento a todas las personas que han participado.

Comenzaremos presentándonos. ¿Quiénes sois?

  • Txema Berro: tengo 70 años, soy pensionista, y llevo 5 años jubilado. Mi último trabajo fue en la administración, como auxiliar de administración.
  • Nora Lantxo: tengo 23 años y soy de Berriozar. Soy integradora social.
  • Pili Amillano: tengo 76 años, soy pensionista antes de esto trabajé y llevé una empresa del sector del metal.
  • David Torres: tengo 28 años, y aunque he sido trabajador, ahora estoy estudiando un grado superior de construcción metálica.

Llega el 8 de marzo. ¿Creéis que ha habido cambios respecto a la situación de la mujer? ¿Cómo veis a la sociedad actual en este tema?

Pili: yo creo que el cambio que ha habido es muy grande.

David: yo llevo 8 años en el politécnico, y creo que hay poca predisposición para que cambie el panorama, siempre han sido minorías las que se apuntan a ciertos estudios. Yo solo tengo una compañera en clase. Todavía están muy diferenciados los roles. Pero al final sí que se debería de fomentar que más mujeres entraran en la industria.

Pili: Y en otros sectores también.

David: si vas a la Volkswagen en montaje sí que hay mujeres. Pero si vas a otros sectores como las instalaciones eléctricas o informáticas, no hay apenas mujeres. Es como que no les llama, pero es como que solo van a estudiar ciertas carreras.

Pili: eso en lo laboral, pero en la sociedad también han cambiado muchas cosas. Antes, por ejemplo, no podías ir ni a por un crédito al banco, necesitabas la firma de tu pareja. Ahora creo que hay más libertad.

Nora: yo creo que ha habido un cambio terrible, la mujer tiene más libertad, hoy en día una mujer puede vivir sola toda su vida. Ha habido un auge muy potente del feminismo, pero creo que todavía sigue siendo mucho de boquilla, es decir, que sigue habiendo gustos de niños o de niñas, sigue habiendo profesiones de hombres y mujeres, creo que sigue existiendo esa brecha. Creo que va poco a poco hacia adelante, pero todavía falta mucho.

Pili: antes no había ni separación o divorcio. ¡Cuántas mujeres han estado conviviendo con su pareja mal, porque no se podían separar! Sin embargo, hoy en día, vosotras os podéis separar con total libertad, tal vez, excesiva. Antes cuando ibas con tu pareja era para siempre. A mi no se me ocurrió pensar que me separaría de mi pareja. Ahora sí que se contempla.

Nora: creo que la libertad nunca es demasiada, creo que tiene que ser plena absolutamente. Creo que los valores del matrimonio, etc, son diferentes hoy en día.

Pili: si es que, desde que nacemos somos todos iguales, la libertad es nuestra, tendríamos que tener desde que naciéramos la libertad de ser lo que queramos.

Nora: pero aun sin haber nacido, ya nos están condicionando, diciendo que vamos a ser hombres o mujeres. Ya hay un condicionamiento muy potente. Es muy difícil cambiar, pero es necesario.

Pili: mira, yo no soy partidaria de hacer la manifestación de la mujer porque somos libres, creo somos iguales que los hombres, para qué vamos a manifestarnos en algo que es tuyo. Yo me manifestaría porque cambiasen las leyes, pero me considero tan libre como cualquiera, hemos venido a este mundo igual, desnudos, libres….esos tabúes que hemos tenido desde pequeñas muchos vienen de la familia, eso es algo que hay que cambiar también.

David: yo, aunque tal vez suene un poco radical, soy partidario de no dejar tener hijos a cualquier persona. No es que no tenga todo el mundo derecho a tener hijos, pero ocurre como con los perros, yo no dejaría tener un perro a cualquiera.

Txema: yo creo que ha habido avances con el tema de la mujer, pero creo que han sido muy insuficientes. Creo que la mujer cobra menos, tiene menos posibilidades de empleabilidad… es un hándicap importante y muy difícil de superar en esta sociedad donde la fuente principal es la que viene del trabajo. Hay mucho que avanzar en este terreno. Y luego lo que más me preocupa es el mundo que tenemos, parte de las perversiones que tenemos están porque las hemos hecho los hombres. Los hombres somos más individualistas, competitivos, más egoístas, más chulos, Y las mujeres han tenido que aportar lo otro. A mí que la presidenta del Banco de Santander sea mujer me da igual, porque el banco seguirá siendo tan asqueroso sea uno u otro el presidente. Yo aspiraría a que la mujer nos aportase algo más solidario, más atención a la vida, no digo como rol, porque yo también me tengo que ganar esa parte, tengo que cuidar a mi madre, a mis hijos, a mis nietos, etc. Lo que más me preocupa del feminismo es que entre en competencia con el hombre porque se va a  masculinizar la mujer.

Pili: Yo me considero feminista, solo de igualdad. No quisiera parecerme a un hombre ni que un hombre se pareciera a una mujer. En la familia cada uno tenemos un rol y se puede llevar perfectamente siendo feminista porque yo a mi marido no le voy a decir te toca planchar porque él me podrá decir que arregle yo la lavadora pero no exigir. A mí me parece que la igualdad tenemos que tenerla en el trabajo teniendo el mismo salario; un hombre se va con una mujer y es un señor, una mujer es una puta. Vamos a quitar esos estigmas y vamos a ver a la mujer y al hombre de igual a igual, con los mismos derechos, las mismas percepciones de uno mismo. Y si a un hombre le gusta teñirse el pelo, que se lo tiña. Lucho porque las mujeres tengamos los mismos derechos que el hombre y el hombre los mismos que nosotras, pero es cierto que ellos no quieren porque los de la mujer son mucho peores.

Nora: yo creo que la educación no viene solo de la educación, un 90% de la educación está en la sociedad y aprendemos de la sociedad mucho. Creo que también no se termina de entender el término de feminista, gran parte de los hombres no entienden o no quieren entender, y estoy de acuerdo que el feminismo es una lucha de mujeres y la tenemos que hacer nosotras, pero también creo que los hombres tenéis un papel muy importante que no está siendo muy efectivo. Hay una gran mayoría que no asumen esa responsabilidad.

David: cuando dices que no asumimos, ¿a qué te refieres, a que no realizan actos? Porque yo entiendo el feminismo dentro de cuando lo veo, yo veo una agresión y la defiendo.

Nora: una gran mayoría si que lo haría, pero no me refiero sólo al tema de las agresiones. Creo que sigue habiendo tíos que ven a tías sin depilar por la calles y siguen llamándoles asquerosas.

Pili: eso es culpa nuestra. El tema de la depilación lo hemos fomentado nosotras. A un hombre hace unos años le daba igual eso, sin embargo, hemos sido nosotras las que hemos querido estar bien para ellos, y para nosotras: te has quitado el bigote, te has depilado, etc. Yo no les culpo a ellos.

Nora: no, yo no creo que sea culpa suya, porque creo que detrás de todo eso está el consumismo y el patriarcado. No creo que, para nada, sea nuestra culpa. Nos han impuesto desde pequeñas que estemos guapas para ellos, que estemos disponibles para ellos…y creo que se ha normalizado tanto que no creo que la culpa sea nuestra ni de los hombres, considero que el ente fatal del patriarcado está ahí y nos maneja, nos ha dado un rol a nosotras y otro a ellos.

Txema: yo creo que todo esto es personal y social, y también político.

David: yo aprendí a no hacer caso a lo que te dicen. Al final, le damos mucha importancia a la imagen, y para mí es un problema de autoestima.

Nora: sí, pero es que en la sociedad mi físico no es aceptado. Ese problema los hombres también lo tenéis. Pero la presión de la mujer no es comparable con la de la mujer.

¿Cómo es o ha sido vuestra situación laboral?

Nora: Terminé de estudiar hace tres años, y la verdad que mi situación laboral no ha sido mala porque todos los trabajos que he tenido han sido en lo social, con menores, que es lo que me gusta. Sí que he estado en sitios como Lantxotegi donde las condiciones son buenas, creo que éstas son mejorables, pero creo que han sido buenas. Y luego sí que he estado en residencias de menores, y ahí creo que las condiciones son peores, más precarias, a la hora de dar el servicio a los y las chavalas.

David: soy operario de mecanizado y técnico superior de programación de la producción, y ahora estudio un superior de construcción metálica. Me gusta el metal y mi vida va un poco enfocada a querer aprender aquello que no me han enseñado. Dejé mi trabajo y ahora me he lanzado otra vez a estudiar. Los trabajos que he tenido han sido siempre bien remunerados, por la titulación que tengo, no han sido de malas condiciones. El año pasado decidí dejar la empresa en la que tenía un contrato indefinido, cosa que hoy en día parece que a la gente le da un poco de miedo. Yo lo dejé y sí que encontré un dilema con mis padres, porque no lo entendieron del todo. Soy muy impulsivo, en el momento que me gusta algo, intento lanzarme a por ello. Considero que soy una persona muy colaborativa. Ahora trabajo los fines de semana y también soy promotor de un proyecto social que tiene que ver con los residuos y el reciclaje, un problema que hay en la sociedad, porque no sabemos qué es reciclar.

Pili: llevo aquí desde 1998. Mi vida ha sido siempre laboral, he vivido 18 años fuera de Berriozar y luego cuando volví, no encontré lo que conocía. He trabajado desde los 14 años, y ahora mismo estoy en plenitud, muy feliz, se puede decir que vivo mi segunda juventud.

Continuará en la revista de abril…

Texto: Itziar Perez Bueno · Foto: Iñaki Vergara Pérez


Comments are closed.