línea T audífonos

Berriozar,Breves,Salud

¿Sabes qué es la Línea T?

24 Ene , 2020  

Las personas con audífonos e implantes auditivos no siempre pueden disfrutar de forma plena y en igualdad de condiciones de servicios de atención al público o espectáculos de todo tipo. El ruido ambiente condiciona su audición en muchos casos, situación que se puede corregir si en estos espacios se instala un bucle magnético.

Confieso que cuando me encomendaron redactar un artículo sobre la Línea T, creí que se trataba de una línea de autobús, de tren o de cualquier otro tipo de transporte.

En realidad, no tiene nada que ver con eso, ya que este término alude a uno de los grandes avances tecnológicos actuales: el bucle magnético, diseñado para ayudar y facilitar la integración total de las personas con discapacidad auditiva.

El uso de dispositivos como los audífonos supone una gran ayuda, pero resulta muchas veces insuficiente. El ruido de fondo o una mala acústica en espacios públicos dificultan la comprensión del mensaje a las personas con discapacidad auditiva en mayor medida que a las personas oyentes.

Un bucle magnético, también llamado bucle de inducción, es un sistema de sonido que transforma la señal de audio en un campo magnético que luego captan los audífonos dotados de posición T. Esta funcionalidad permite transformar ese campo magnético en sonido dentro del oído de la persona afectada que lo puede oír así sin reverberaciones ni ruido ambiente.

Hasta ahora los audífonos amplificaban todos los sonidos sin hacer ningún tipo de distinción y en muchos casos ocasionaban muchas molestias. Con este nuevo avance se modulan los sonidos, se amplifican unos sí y otros no, y el resultado es un sonido limpio, con el volumen adecuado y perfectamente inteligible.

Berriozar colabora con esta misión de facilitar la total integración a las personas con discapacidad auditiva, con la instalación de bucles magnéticos en las Oficinas de Atención Ciudadana del Ayuntamiento y en el salón de actos de la Escuela de Música que están señalizados, tal y como deben estar todos los lugares adaptados, con la imagen azul de la oreja y la letra T para que el usuario sepa de su existencia y proceda a elegir la posición T de su audífono y comenzar a recibir la señal auditiva a través del bucle.

Así que ya sabéis, si veis una T no tiene nada que ver con un tren.

Texto: Marian Baos Ania (Momufela) • Foto: Iñaki Vergara Pérez


Comments are closed.