25N

Berriozar,Educación,Igualdad,Mujer

VISIÓN POSITIVA ANTE LAS DIFICULTADES

16 Nov , 2020  

La situación derivada de la pandemia ha cambiado mucho nuestras vidas. Sin duda eso se refleja directamente en cualquier área municipal que tenga intención de organizar alguna actividad ya que todo resulta más complicado. Para conocerlo de primera mano, hemos hablado con Izaskun Pitillas López, que ocupa el puesto de técnica de igualdad desde mitad de junio en sustitución de Amaia Zalba.

Si bien es cierto que el propio confinamiento no le cogió en el puesto, la información que le han transmitido desde el área es que han sido meses de mucho trabajo. El Área de Igualdad está compuesto por la técnica de igualdad, Susana Fernández, responsable de la asesoría jurídica y Feli Muñoz, encargada de la asesoría psicológica. Tal y como nos comenta Izaskun, “estos servicios fueron vitales durante el confinamiento porque tanto Susana como Feli continuaron atendiendo por teléfono situaciones de género que además se incrementaron”. El confinamiento también hizo que las víctimas muchas veces no pudieran llamar en cualquier momento, tenían que hacerlo a deshoras por lo que las responsables de estos servicios se adaptaron a esa situación. “Otros de los temas que se han trabajado durante el confinamiento han sido el duelo y la atención a personas que estaban cuidando a personas dependientes”.

ORGANIZACIÓN DE ACTIVIDADES

A la hora de organizar actividades, Pitillas reconoce la dificultad que la situación actual genera. “Desde el Área de Igualdad, como en el resto de las áreas en las que organizamos actividades, andamos con mayor dificultad porque cada dos semanas el funcionamiento diario ha ido cambiando y hay que adaptarse a esas medidas”. Entre las actividades que han organizado desde esta área está una obra de teatro que tenía concedida una ayuda, y como una de las actrices dio positivo en Covid, se tuvo que suspender. Esto hace que “programas cosas que no sabes a ciencia cierta si se harán o no”, comenta Izaskun. “Aun así, seguimos trabajando en modo positivo porque no hemos parado de trabajar, seguimos organizando actividades. Por ejemplo, ahora estamos haciendo una llamada Mujeres bailan juntas manteniendo las distancias necesarias y con aforo limitado. La política del área es seguir haciendo cosas, para mantenernos vivos”. En cuanto a espacios y limitaciones de aforo, “lo bueno de Berriozar es que cuenta con numerosos espacios amplios como el Kulturgune y el auditorio”.

Pero a parte de la organización de actividades, la situación también ha repercutido en el funcionamiento diario de esta área. “Hemos tenido muchas dificultades. A la hora de coordinarnos y reunirnos con las técnicas para trabajar en red, es más complicado. Además, el trabajo de calle es diferente, muchas actividades que en una situación normal ser harían, ahora puede que no tengan sentido”.

Ahora, por ejemplo, el protocolo de violencia de género que lo elabora una mesa técnica en la que participan el área de salud y los servicios sociales se completa con una formación mensual. Pero dicha formación se ha suspendido ya en dos ocasiones porque una de las ponentes viene de fuera.

La situación también ha repercutido en el modo de trabajar en red con el resto de técnicas de igualdad. “Hace poco trajimos una exposición llamada Crecer con miedos desde Madrid. Se trataba de una muestra creada con dibujos de menores que habían sufrido violencia de género. La idea era que, además de la gente tanto las escuelas como el instituto vinieran a ver la muestra, pero realmente, vino muy poca gente, y eso te deja muy vacía”. Otro proyecto en colaboración con el Instituto Navarro para la Igualdad consiste en visibilizar a mujeres mayores y empoderarlas. Habíamos previsto una sesión de fotos con ellas, pero en este momento está parado. En definitiva, es muy difícil organizar el espacio y el tiempo, es todo muy desordenado.

NECESIDADES DETECTADAS

En cuanto a las necesidades detectadas desde el Área de Igualdad, Izaskun nos comenta que sigue estando muy coordinada con otros servicios del municipio como Servicios Sociales o Gaztegune, por ejemplo. “Creo que la gente sigue teniendo necesidad de contacto humano. Es cierto que la gente está más gris, con más miedo. Por ejemplo, una de las necesidades que desde el servicio de psicología nos han transmitido es la necesidad de escucha. Otro tema que se ha agravado es el tema de la violencia de género porque el confinamiento ha hecho que la víctima esté más tiempo con el maltratador. Y en cuanto a las personas mayores también están viviendo mucha soledad.”

Texto: Itziar Perez Bueno · Foto: Patxi Pitillas


Programa 25N: POR LAS MUJERES

La situación sociosanitaria actual es complicada pero precisamente por eso, el próximo 25 de noviembre se celebrará el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Desde el Área de Igualdad han organizado un amplio programa que, aunque puede que se tenga que modificar por razones sanitarias, se llevará a cabo desde el 13 al 25 de noviembre.

“Si la situación lo permite, seguiremos apostando por organizar actividades”. Son palabras de Izaskun Pitillas López, técnica de Igualdad del Ayuntamiento de Berriozar y organizadora del programa del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Es una de las ideas que desde el Área de Igualdad nos ha dejado claro. Y aunque algunas actividades vean reducido su aforo y otras pasen a ser online, las actividades se han mantenido.

La primera actividad que se llevará a cabo será un Cine Fórum, el viernes 13 de noviembre. Se trata de una actividad organizada en colaboración con Berriozarko Talde Feminista y el Área de Igualdad. La cita será a las 18 horas en el Kulturgune y se visionará la película “Mujeres del siglo XX”. La película de los años 70 protagonizada por Annette Bening en la que se describe la vida de tres mujeres que viven en California y a su vez, un adolescente que experimenta el paso a la madurez rodeado por esas mujeres. Mujeres que le marcarán para siempre. Una obra que ayudará a entender las transformaciones que afectan a las mujeres.

La segunda actividad tendrá lugar en el Kulturgune y se tratará de un taller de seis horas que será los días 16 y 17 de noviembre de 17 a 20 horas cada día. La edad mínima para participar será de 16 años y el aforo será limitado a 12 mujeres. Aquellas mujeres que estén interesadas en participar tienen que enviar un correo a
igualdad@berriozar.es.

En tercer lugar, el 19 y 20 de noviembre será el turno de la cuentacuentos que desde Granada presentará “Pepuka y el monstruo que se llevó su sonrisa”. Una actividad que, aunque en un principio iba a ser presencial, a última hora y por motivos derivados de la Covid, se realizará online. Para ello, las personas asistentes tendrán que apuntarse previamente en igualdad@berriozar.es y la técnica de igualdad les enviará la invitación. La obra dirigida a menores cuenta la historia de Pepuka que junto a un monstruo vivirá la experiencia más difícil de su vida: la pérdida de la sonrisa. Este cuento aborda la violencia de género para, desde la infancia, y sirve también para trabajar el buen trato y la autoestima. El 19 de noviembre la cita será a las 17:00 horas y el 20 de noviembre será a las 19:00 horas.

Otra de las citas clásicas en torno al 25 de noviembre suele ser el teatro. Este año se mantiene la apuesta por ello, y así el domingo 22 de noviembre, a las 19:00 horas, en el Auditorio de Berriozar, el grupo T Diferencia presentará la obra “Sala de espera”. Comedia protagonizada por Maite Redín, Nerea Bonito y Adriana Olmedo en la que tres mujeres que se encuentran en una sala de espera muestran estar acostumbradas a esperar que venga de fuera lo que necesitan pero que se dan cuenta de que ya vale de tanto esperar. En este caso el aforo será del 30% y las entradas se pondrán adquirir en taquilla por 5 euros.

Para finalizar el programa, el 25 de noviembre, a las 12:00 horas, se llevará a cabo la concentración en repulsa hacia la violencia contra las mujeres en la Plaza Euskal Herria y la lectura del manifiesto 2020.


Comments are closed.