Berriozar,Mujer,Solidaridad

25 de Noviembre

11 Dic , 2014  

“La violencia tiene mil caras y sólo una es un moratón”

El lema de este año invita a reflexionar sobre los golpes que no se ven

El 25 de noviembre volvió a celebrarse el Día Internacional contra la Violencia de Género y nuestra localidad organizó por este motivo talleres, una muestra de cortometrajes y un teatro, además de llevarse a cabo la habitual concentración frente a las puertas del Ayuntamiento para reivindicar los derechos de las mujeres, condenar las agresiones y sensibilizar a la población, haciéndoles ver que las agresiones que no se ven también existen.

En lo que llevamos de año, más de 50 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o ex parejas. Y muchas otras sufren diariamente otro tipo de violencia o agresiones pero que en este caso, no son físicas y por eso pasan más desapercibidas. Son los desprecios, las desconsideraciones, los celos compulsivos, las vejaciones, el acoso, los insultos…En definitiva, el maltrato psicológico. Por ello, el lema que el Ayuntamiento ha sacado este año junto con la Red de Técnicas de Igualdad, ha sido La violencia tiene mil caras y solo una es un moratón. Identifícalas y páralas. Bajo esta campaña están adheridas 16 entidades locales de la Comunidad foral (entre Ayuntamientos y Mancomunidades de Servicios Sociales) que son las que han redactado y aprobado un manifiesto y un bando conjunto, que es el que se leyó el pasado día 25 en la concentración que tuvo lugar como cada año frente al Ayuntamiento a las 12 del mediodía.

Talleres para mujeres jóvenes
Pero a lo largo de todo el mes de noviembre, en nuestra localidad se organizaron diferentes actividades con el fin de sensibilizar sobre esta lacra social. Los días 11, 17 de noviembre y 2 de diciembre se llevaron a cabo en el Centro Cívico unos talleres para mujeres jóvenes a los que asistieron 11 chicas. Bajo el título “Prevención de la Violencia de Género en las redes sociales. La juventud como agente para erradicarla”, se trataron diferentes aspectos y se hablaron de los estereotipos y de los roles que se nos marcan a todos desde pequeños por el hecho de ser chicos o chicas.
Amaia Zalba, Técnica de Igualdad, explica: “Desde la infancia se nos marca un rol y un camino a seguir y las chicas tenemos la etiqueta de buenas, sensibles, cariñosas, débiles, buenas amigas… Los chicos tienen que ser fuertes, habilidosos, valientes, superiores… Y si te sales de ese camino, parece que te estás equivocando. Se nos ha educado así y la sociedad nos ha hecho ser así”.
De esta manera, en el primer día del taller, las asistentes tuvieron que escribir en una pizarra las características que identifican a las chicas y a los chicos y pudieron verse todos estos adjetivos que acabamos de nombrar. “Se llevó a cabo un debate muy interesante y todo nos llevó a decir que somos así porque nos han educado de manera diferente. Parece que hay que seguir una norma y que hay ser de una manera determinada, y si te sales de ahí vas a sufrir muchísimo”, argumenta Zalba.
A continuación, y en referencia a las redes sociales, se estuvo debatiendo sobre el control y el acoso que permiten ejercer sobre las parejas las nuevas tecnologías, caso del Whatssap. “Estamos controlados en todo momento y en muchos casos, seas chico o chica, esto genera mucha ansiedad, obsesión y sospechas”, asegura la Técnica de Igualdad.

Influencia televisiva
En el segundo taller, que se celebró el 17 de noviembre, se proyectaron imágenes de algunas películas y series de televisión como “3 metros sobre el cielo” o “Crepúsculo”, muy seguidas y admiradas por las jóvenes, principalmente por sus actores protagonistas. Analizando estas películas pudieron verse diferentes signos de violencia que para la mayoría de las adolescentes, pasa desapercibida. Por ejemplo, en la primera película nombrada, se reflejan unos celos compulsivos en el momento en que el protagonista le pide a la chica que para ser su novia no tiene que fijarse ni hablar con ningún otro chico. Mientras, en la segunda, ella está dispuesta incluso a morir para convertirse en vampira por el amor del chico.
“Hay un continuo bombardeo, por todas partes se suceden situaciones como éstas que no deberían tolerarse. Además, en la televisión se dan situaciones de relaciones entre parejas que luego en la vida real no suceden igual, y hay gente que se trauma por eso”, señala Zalba. Claro ejemplo visto en estos talleres fueron las películas de Disney, todas con un amor idealizado y perfecto.
Las conclusiones a las que se llegaron tras estos debates fueron que, aunque tenemos un camino muy marcado, deberíamos darnos cuenta de cómo nos han hecho, tomar conciencia y, si queremos, poder reconstruirnos y cambiar.
El colectivo navarro Lamias, integrado en la Federación de Mujeres Jóvenes , fue quien dinamizó estos talleres y quien propuso a las asistentes el hacer una pancarta para acudir con ella a la concentracióndel día 25. En la pancarta que presentaron se podía leer: “Mujeres jóvenes luchando por la igualdad”, ya que la idea era plasmar un mensaje positivo y no tanto negro y derrotista.

Cine y teatro
El día 14 de noviembre se proyectaron cinco cortometrajes dentro de Cineforum en la VI edición de la muestra de cortometrajes por la igualdad. En todos ellos se reflejaban de una manera u otra la violencia sexista, los malos tratos, el machismo o los problemas de comunicación en la pareja. Tras el visionado, se llevó a cabo un debate dinamizado por Mapi Cuesta, de IPES.
Mientras, el domingo día 23 de noviembre, la compañía de teatro T-Diferencia trajo al Auditorio de la Escuela de Música su obra “Con fajas y a lo loco”, una divertida función en la que se mezcla el humor y el amor y en la que las relaciones entre los jóvenes, la violencia de genero, el machismo, la igualdad, el salto generacional o las relaciones entre madres e hijas son tratadas con mucho humor.

Unidos contra la violencia sexista
Una concentración de protesta tuvo lugar el día 25 de noviembre frente al kulturgune

Un año más, y como siempre a la misma hora, a las 12 en punto de la mañana, diferentes colectivos del pueblo, personal del Ayuntamiento y vecinos anónimos de Berriozar se concentraron frente a las puertas del Kulturgune para mostrar su repulsa y solidaridad con las víctimas de la violencia de genero.
Concejales y concejalas de diferentes partidos políticos, trabajadores del Ayuntamiento, alumnos del centro Lantxotegi con sus responsables, alumnos del Instituto de Secundaria de la localidad (los delegados y delegadas de cada clase y todo el grupo de 4º A), profesores de este centro y las alumnas de los talleres organizados por el Área de Igualdad, así como un grupo de ciudadanos, quisieron participar en la concentración que tuvo lugar el 25 de noviembre.
En el acto pudieron verse hasta tres pancartas diferentes con los lemas “Para la eliminación de todas las violencias contra la mujer / Emakumeen kontrako indarkeria mota guztiakdeuseztatzeko (realizada por el Ayuntamiento), Jóvenes en lucha por la igualdad / Gazteak borrokan berdintasunaren alde (realizada por las chicas jóvenes de los talleres sobre la violencia de género) y 25 N, Por los buenos tratos hacia las mujeres (llevada a cabo por alumnos del centro Lantxotegi).
Tras unos minutos concentrados, Ana Estepa, Concejala de Igualdad, leyó en castellano el manifiesto preparado para la ocasión y Amaia Zalba, Técnica de Igualdad, lo hizo en euskera.
En el manifiesto, realizado de manera colectiva y consensuada entre diferentes ayuntamientos, se rechazaba la violencia sexista, la que se ve y a la que no se ve; se expresaba el compromiso de seguir trabajando activamente contra la desigualdad y el desequilibrio y se manifestaba la solidaridad con las mujeres agredidas o asesinadas, víctimas de la violencia sexista más extrema.
A continuación, todos se encaminaron a la plaza Euskal Herria para sacarse una fotografía de conjunto que ilustrará una de las hojas del calendario 2015 de hábitos saludables.
TEXTO: PAULA GREÑO • FOTOS: IÑAKI VERGARA Y PATXI PITILLAS.


Comments are closed.