Berriozar,Cultura,Educación

Club de Ajedrez

9 Feb , 2015  

Reactivar el desaparecido club de Ajedrez e implantarlo como actividad en Berriozar

Actualmente, sólo se imparte ajedrez como actividad extraescolar en el colegio Mendialdea, tanto en el modelo de castellano como en el de euskera

El ajedrez es más que un juego. Aquel que lo practica, desarrolla y potencia habilidades como la memoria, la toma de decisiones, la capacidad de concentración, la atención y reflexión, la iniciativa o la empatía.
Por todo ello, y con el objetivo de conseguir que todas las personas que lo practiquen refuercen y potencien todas estas habilidades a la vez que pasen un rato entretenido, se está intentando formar un grupo en Berriozar compuesto, por al menos, 8 personas. “Actualmente hay 4 personas interesadas y apuntadas en la actividad, nos faltaría muy poquito para sacarla adelante”, comenta Alfredo Ruiz, monitor titulado de la Federación Navarra de Ajedrez, quien dirigiría y estaría al frente de este grupo.

Así, por un lado se pretende poner en marcha una escuela en la que pueden formar parte tanto niños como adultos, y por otro lado, se está intentando reactivar el antiguo Club.
“Sabemos que existió un Club de Ajedrez en la localidad pero por desgracia, ese punto de encuentro en torno a un tablero se perdió. Ese club lo dirigía Patxi Sevilla”, explica Alfredo. “Nos ha comunicado que él estaría dispuesto a ayudarnos a reactivarlo y ponerlo de nuevo en marcha. Hay hasta unos estatutos que podrían retomarse”.
Además, se quiere potenciar como una actividad familiar en la que los padres también participen.
De esta manera, tanto los niños y niñas que ya lo practican como actividad extraescolar en el colegio, como cualquier persona que esté interesada en aprender, mejorar y divertirse, podrían reunirse en este espacio para continuar practicando e incluso llegar a competir.
Las inscripciones continúan abiertas y la persona que esté interesada puede informarse en el Área de Deportes del Ayuntamiento.

Actividades 4 de enero
Para sacar este juego y deporte a la calle, darlo a conocer y potenciarlo entre la población, el pasado mes de enero tuvieron lugar unas jornadas con el ajedrez como protagonista.
“Se intentó mostrar una imagen no solo competitiva, sino también de entretenimiento”, señala Alfredo Ruiz. Así, a las 11 de la mañana, comenzó una ginkajedrez (una ginkana ajedrecística) en la que participaron 6 grupos. A continuación, se realizaron partidas simultáneas con un total de 13 participantes y por la tarde tuvo lugar un torneo y un cuentacuentos, todo ello en Kulturgune.

Actividad extraescolar en Mendialdea I y II
Está demostrado que el ajedrez es muy conveniente para los estudiantes. Les complementa en sus estudios, potencia la memoria y ayuda a mejorar problemas. También se ha comprobado que la utilidad pedagógica y terapéutica de este juego es mayor que el componente estratégico. Muchos colegios y centros educativos de la Unión Europea lo imparten como actividad extraescolar o incluso como asignatura.
Aquí, en Berriozar, la APYMA del modelo D de Mendialdea lleva ya 3 años organizando esta actividad como una extraescolar al mediodía. Marina Sevilla es quien imparte las clases, los lunes (para niños de 1º y 2º de Primaria) y los viernes (para escolares de 3º y 4º de Primaria). “Las clases son, en general, muy prácticas”, nos cuenta. “Solemos hacer torneos o partidas entre nosotros, jugamos al pasa-piezas, al come-piezas… Hacemos ejercicios para comprender mejor los conceptos y coger mayor agilidad mental para luego ver las oportunidades que se nos presentan durante las partidas con mayor facilidad, y también ejercicios de estrategia y táctica, de finales, de combinaciones. Hace poco estuvimos viendo una película sobre el ajedrez para hacer más dinámicas las clases”, explica.
En el grupo de los más pequeños, Marina Sevilla cuenta con 12 alumnos y en el de mayores, con 10. Manel

La APYMA del modelo de castellano este curso ha hecho un esfuerzo para organizar también esta actividad en su agenda. Así, un monitor, Manel Arcos, da clases a un grupo de niños y niñas de entre 5 y 11 años los viernes de 12:50 a 13:50 h.
En total cuenta con 11 alumnos este curso, a los que comenzó enseñando las normas del juego, la colocación de las fichas, el valor de cada una de ellas y algo de estrategia. “Se fomenta muchísimo la capacidad espacial, la concentración y la agilidad mental, entre otros aspectos”, señala Manel Arcos. “A los chavales les gusta porque para ellos es un juego competitivo y quieren ganar, les gusta experimentar e interactuar con los rivales, porque aunque pueda parecer lo contrario, es también una herramienta de comunicación”, afirma.
“En el ajedrez, como en la vida, antes de actuar o tomar una decisión hay que pensar y analizar. Al que lo practique le ayudará a crecer como persona”, concluye Manel.

TEXTO: PAULA GREÑO • FOTO PÁG. ANTERIOR: IÑAKI VERGARA.


Comments are closed.