Berriozar,Cultura,Historia

DESCUBIERTA LA ERMITA DEL MONTE EZKABA

28 Sep , 2021  

A mediados del pasado mes de agosto, tuvo lugar el hallazgo de la ermita situada junto al Fuerte San Cristóbal. Un descubrimiento cuya importancia aumenta ya que es muy probable que el Castillo de San Cristóbal también estuviera en ese mismo lugar. El estudio se llevó a cabo en Artica y en Él trabajaron vecinos y vecinas jóvenes de la localidad.

Pero detrás de este hallazgo hay mucho trabajo y horas de estudio. Al frente del proyecto se encuentra Iñaki Sagredo, historiador responsable de este trabajo. Lleva más de veinte años estudiando los castillos que defendieron el reino de Navarra y cuenta con diferentes publicaciones sobre este tema. Durante dos semanas, un grupo de vecinos y vecinas del Concejo de Artica trabajaron en las catas arqueológicas muy cerca de la cima del monte Ezkaba. El resultado fue el hallazgo de una ermita sobre la que no existe documentación alguna. Sobre el castillo solo han encontrado una referencia en un documento del año 1276, año en el que tuvo lugar la guerra de la Navarrería.

Para conocer de primera mano este trabajo, hemos hablado con Iñaki Sagredo.

¿Qué tal fue la experiencia que habéis vivido este verano en las catas arqueológicas?

Ha sido una experiencia muy bonita porque cuando la gente va contenta y se emociona con lo que están haciendo, porque pertenece a su pueblo, y encima está deseando proteger aquello que han encontrado. Esa emoción pesa más que todo el aparato arqueológico que rodea el estudio.

Llevas mucho tiempo estudiando los castillos de Navarra, ¿cómo nos tenemos que imaginar este castillo?

Hasta que no lo saquemos es muy complicado saber cómo era. Posiblemente, tendría un edificio central importante, pero no tenemos que pensar que fuese un castillo grande, como el de Javier. Son castillos pequeños, roqueros, que se basan mucho en el entorno. Por ejemplo, castillos en los que hemos trabajado, como el de Aixita, que está encima de las Dos Hermanas, o el Castillo de Guerga, situado en la peña Unzué, se trata de castillos que tienen unas dimensiones de 50 o 60 metros de largo y 30 de ancho. Tienen una función más de control y de aviso que de ser un castillo residencial. En el caso del Castillo de San Cristóbal, parece muy pequeño. Con toda la historia que conocemos las referencias a esta fortificación son muy reducidas, únicamente aparece en un documento en el siglo XIII y deja de aparecer. Es algo extraño, debió de tener poca utilidad defensiva y poco interés para que se abandonara.

Ezkaba pertenece a varios ayuntamientos. En tu opinión, ¿qué pueden hacer los consistorios de estas localidades para recuperar esa historia que no conocemos o para promover este tipo de estudios?

Los consistorios pueden hacer mucho. Todos tienen interés, pero hay muchos factores que impiden sacar a la luz restos arqueológicos. Por un lado, tienes el factor institucional que aquí sería Príncipe de Viana. Esta institución cuenta con un plan de conservación de restos arqueológicos que suele ser costoso para los ayuntamientos. Luego hay otros problemas que dependen del lugar donde se realiza el estudio. Y, por otra parte, existen otros factores, como el interés que ponen los ayuntamientos, algunos lo mantienen, otros solo al principio y luego se desentienden o se aburren, hay que llegar a ese equilibrio de que el Ayuntamiento tenga ese interés, incluso te diría que tendría que haber cierta obligación de que, si se va a sacar algún resto arqueológico, se tiene que mantener. Eso es algo que falta en Navarra, tener claro esto: sacamos los restos, pero habría que tener claro que tiene que haber un plan de mantenimiento y que no se abandone. Tiene que haber una línea clara, y que independientemente del gobernante que ocupe la alcaldía, se siga adelante.

Una vez realizado el hallazgo de Artica, ¿qué pasos tenéis que dar?

Tenemos que preparar una memoria del trabajo realizado, tenemos que hablar con el Concejo de Artica para organizar una charla para explicar lo que se ha hecho, incluso puede que se haga alguna visita guiada para que la gente vea el lugar, y luego habrá que pensar en el año que viene. Éste es un paso clave porque tenemos que ver qué vamos a hacer. Seguramente tengamos que retirar algo de vegetación para así poder tener más espacio para poder estudiar porque ahora está todo bastante cerrado de pinos y vegetación. Y conforme tengamos más restos, la idea es que se consolide y se deje al descubierto y que la gente lo pueda visitar.

¿Qué te gustaría añadir?

Animaría al Ayuntamiento de Berriozar a que continue con el estudio. Hace tiempo sacamos el plano, y el hallazgo del castillo está muy bien, pero tenemos el Fuerte de San Cristóbal, que podemos dar pasos para encontrar soluciones y poner todo el monte en valor. Berriozar, siendo un ayuntamiento que ha promovido temas culturales, ahora falta que continue tirando de ese lado y así terminemos el estudio que comenzamos hace tiempo para saber dónde estaba el Fuerte y los mojones.

Texto: Itziar Perez Bueno · Foto: Patxi Pitillas


Comments are closed.