Berriozar,Deporte,Vecin@s

Eneko Aguilar, una promesa en Osasuna

25 May , 2022  

Eneko nació el 21 de abril del 2000 en Berriozar y desde pequeño mostró sus dotes en el arte del balón.

¿Cuándo empezaste a jugar a fútbol?

Desde pequeño bajaba a la plaza a jugar con mi padre y con 6 años me apuntaron para entrenar con el Club Anaitasuna, porque me gustaba mucho. Allí estuve dos años hasta que pasé al San Juan, equipo en el que permanecí el mismo periodo de tiempo; y a continuación me marché al C.D Pamplona, donde jugué durante 7 temporadas.

Con 18 años me marché a Lleida a estudiar el doble grado de INEF y Fisioterapia y lo pude compaginar jugando en el Lleida Juvenil en mi último año y en el primer equipo durante dos años más, y ahora he vuelto a mi tierra a jugar en Osasuna Promesas.

¿Cómo consigues el paso de jugar en el Promesas?

Mis representantes me comentaron la oportunidad de volver. Al principio es un poco complicado porque tenía un contrato con el Lleida. Nunca se me había presentando la posibilidad de jugar con el equipo de aquí y regresar a mi casa, por eso entendieron mi situación y dieron su consentimiento.

¿Hasta cuándo tienes contrato con Osasuna Promesas?

Tengo contrato hasta el 2023 con posibilidad de ampliarlo dos años más.

¿En qué posición juegas?

Toda mi vida he jugado en el medio campo de medio centro, pero ya en el Lleida empecé a ser un poco polivalente jugando un poco donde me necesitaban, de lateral izquierdo porque soy zurdo y también a veces de lateral derecho. Y ahora en el Promesas la mayoría de partidos lo hago de lateral izquierdo.

¿Dónde te desenvuelves mejor?

Siempre me ha gustado más en el medio campo, creo que es donde más ayudo al equipo, pero poco a poco me voy acostumbrando a la posición de lateral izquierdo y me está gustando cada día más.

¿Has entrenado con el primer equipo de Osasuna?

Subí un día a entrenar porque el lateral titular, Manu Sánchez, estaba con la Selección sub-21 y yo cubrí su posición.

¿Cómo fue esa experiencia?

Me pilló un poco de imprevisto porque fui a entrenar normalmente con el Promesas y una vez allí me dijeron que tenía que ir al otro campo con el primer equipo.

Lo tomé como un aprendizaje para ver el ritmo, ver cómo juegan y disfruté mucho.

¿Cuáles son tus objetivos?

Este año que me queda lo haré lo mejor posible porque está la opción de ampliarme el contrato dos años más para el primer equipo si ven que tengo el nivel, y ese es el objetivo: convencer al club de que puedo formar parte de la primera plantilla.

A nivel personal quiero acabar mis estudios y comprarme un piso por Berriozar para seguir viviendo aquí.

¿Qué aconsejarías a los chavales que quieren dedicarse profesionalmente al fútbol?

Me parece una buena pregunta porque esto lo vivo en mi casa con mi hermano pequeño, que también le gusta el fútbol y lo que le digo es que disfrute. Para competir y entrenar muchas horas siempre va a haber tiempo y si realmente eres bueno, tarde o temprano te van a llamar.

Es importante disfrutar jugando con los amigos, por ejemplo a mi la oportunidad me llegó muy tarde, hasta los 21 años no he podido jugar en Osasuna pero aquí estoy y estoy dándolo todo igual que otros compañeros que llevan más tiempo en el Club.

Así que lo importante es que estén en un equipo en el que no haya problemas, que jueguen y disfruten, porque a esas edades lo que tienen que hacer es aprender disfrutando y no volverse locos con los resultados.

Muchas veces son los padres los que más presión les ejercen soñando que sus hijos sean estrellas y considero que no merece la pena vivir amargado por ello. Habrá otras épocas cuando sean más mayores que tendrán que viajar muchos kilómetros para seguramente igual ni jugar, así que recalco: lo importante es disfrutar.

Ya que has mencionado a los padres, ¿qué te dicen a ti los tuyos?

Mi padre siempre ha sido muy forofo, jugó en Osasuna hasta juveniles y también en Tercera División, y estuvo viviendo en Canarias unos años en donde jugó en un equipo de allá.

De pequeño después de los partidos me indicaba lo que había hecho mal para mejorar y ahora también me lo dice pero no le hago mucho caso (ríe).

Mi madre es más estricta conmigo, no le gusta mucho el fútbol pero con tres hijos y un marido apasionados no le ha quedado más remedio que ver muchos partidos e incluso es más exigente que mi padre.

 

«De pequeño después de los partidos mi padre me indicaba lo que había hecho mal para mejorar y ahora también me lo dice pero no le hago mucho caso.»

 

¿Cómo es tu día a día?

El entrenamiento empieza a las 10 de la mañana pero intento ir para las 9 para hacer mis ejercicios de prevención de lesiones.

El entrenamiento normalmente dura hasta las 12 y luego voy a la sala de fisio para tratarme alguna molestia y charlar con los compañeros.

Por las tardes voy a la Escuela de Idiomas a estudiar inglés y euskera y después quedo con los amigos para dar una vuelta por Berriozar, vamos a algún bar o al Zulo Alai Elkartea, que soy socio.

En mis días de descanso procuro ir por mi cuenta a un preparador físico para mejorar las lesiones que tuve en isquiotibial y en abductores, para prevenir otras posibles y en definitiva para estar lo mejor posible.

Supongo os exigirán un estilo de vida saludable , ¿hay algo que te resulte sacrificado?

Vicios nunca he tenido, me refiero a que nunca he fumado ni bebido alcohol. El tema alimenticio me ha costado un poco más porque me gusta mucho el dulce, los postres y picotear entre horas, y tienes que tener un control porque cada mes un nutricionista nos mide los pliegues de grasa y tienes unos parámetros entre los que tienes que moverte para estar en forma, por eso estoy trabajando en ello para mejorar.

Me has comentado que tienes representante. ¿Cómo es esa figura y en qué consiste su trabajo?

Al Lleida llegué sin representante, pero para llegar ahí, desde el C.D Pamplona me echaron una mano y me pusieron en contacto.

Mandamos unos vídeos que tenía jugando para ver si me daban la oportunidad de ir a entrenar y a través de contactos me ayudaron.

Cuando acabé la etapa juvenil en el Lleida y pasé al primer equipo hicimos una especie de contrato con la persona que me ayudó a ir allá y desde entonces la agencia Global Ases son mis representantes y estoy muy contento.

Ellos son los que hablan con los clubes y negocian el contrato, la duración, el sueldo, las primas…

Cada jugador es un mundo y hay algunos que deciden hablar más al día a día con los representantes, están más metidos para ver si tienen mejores ofertas o no pero en mi caso prefiero que ellos hagan ese trabajo y yo estar tranquilo, centrado en el fútbol que es lo que tengo que hacer.

¿Has tenido que renunciar a algo para dedicarte al fútbol?

Al final sacrificas muchas cosas: salir de fiesta (porque al día siguiente tienes partido) e incluso viajes familiares que hemos tenido que cancelar o no he podido ir. Muchas veces las vacaciones han ido de la mano de donde teníamos que ir a competir. La vida universitaria tampoco la he podido vivir, al final la relación que tenia con mis compañeros de clase era muy distinta porque ya a partir del segundo año no podía acudir a las clases de la mañana, no podía salir de fiesta ni de cenas con ellos y por eso ahora que he vuelto a mi tierra, estar con los amigos para mi es un lujo.

Yo no entiendo mucho de fútbol pero me da la sensación de que Eneko llegará lejos porque tiene las ideas muy claras y una gran personalidad.

Un chico con grandes sueños y los pies en la tierra. La humildad de nuestro vecino que le hace brillar como una GRAN ESTRELLA.

Texto: Marian Baos Ania (momufela) · Fotografía: Iñaki Vergara Pérez


Comments are closed.