Berriozar,Igualdad,Mujer

Treinta años por la Igualdad

23 Feb , 2022  

El pasado año 2021, el Área de Igualdad del Ayuntamiento de Berriozar cumplió 30 años. Hemos hablado con diferentes técnicas que han estado al frente de este Área y señalan que aunque se ha avanzado, todavía hay que seguir trabajando para alcanzar la igualdad entre hombres y mujeres en muchos ámbitos.

En junio de 1991, el Grupo de Mujeres de Berriozar vio la necesidad de trabajar en pos de la igualdad y fueron las que impulsaron la creación de un puesto de trabajo dedicado a ello. Así fue como Alicia Olza (13-06-1966) se puso al frente del servicio, que fue creado entonces y se llamaba Centro de Asesoramiento a la Mujer ALBA. “Yo era Técnica en Mujer y tenía un contrato de diez horas semanales”, recuerda Alicia Olza. “Entonces solo tenía 25 años y fue una gran oportunidad, le estoy muy agradecida al Ayuntamiento por ello. El trabajo fue muy innovador, me encantó y aprendí muchísimo, pero también me resultó muy intenso”, señala.

Las consultas que atendía Olza hace treinta años eran, en su mayoría, por violencia de género o casos de divorcios o separaciones conyugales. “Hasta los conceptos han cambiado. Antes no se hablaba de violencia de género, sino de malos tratos o violencia doméstica. He atendido a mujeres víctimas de violencia de género maltratadas durante años por sus parejas, mujeres muy valientes que les costaba dar el paso y denunciar. Era muy duro, porque no tenían el apoyo ni de sus familias en la mayoría de los casos, era un problema personal. Ahora, en cambio, se tiene consciencia de que esto es un problema que afecta a toda la sociedad y a gente de todos los niveles”, comenta al ser preguntada por los cambios en todo este tiempo. 

“También existen ahora muchos más recursos que antes para trabajar sobre este tema. Cuando los problemas se hacen sociales se trabajan más y en coordinación con profesionales de la psicología, de la educación social, del derecho u otro tipo de profesionales”, explica.

Otro de los cambios que observa Olza es la independencia que ha ido alcanzando la mujer: “La independencia económica es importantísima, ya que hace años también se daba mucho maltrato económico, porque en la mayoría de los casos ellas no trabajaban fuera de casa y si lo hacían, era precariamente”.

Alicia Olza, que estuvo prestando servicio del Ayuntamiento de Berriozar desde 1991 hasta 1995, además de las consultas presenciales también se encargaba de la organización y promoción de actividades encaminadas a la formación de la mujer y de la coordinación con asociaciones existentes en la localidad, así como con los y las profesionales de los distintos servicios de interés para la mujer.

“Organizábamos actividades y cursos, como manualidades, que intercalábamos con charlas con el objetivo de que las mujeres salieran de casa, hablaran y se conocieran entre ellas. En definitiva, para que avanzaran”, recuerda.

Así, con Olza se puso este servicio en marcha en nuestra localidad, que fue la primera de toda Navarra en contar con este servicio.

“La coeducación es la base, se debe trabajar más con la gente joven. Y desde la prevención de la violencia de género, en colegios e institutos. Imparto clases de Trabajo Social en la Universidad y veo que todavía hay muchísimo por trabajar. En algunas cosas hasta veo un cierto retroceso, ahora tenemos las redes sociales y estas acarrean muchos problemas”, concluye.

Durante los siguientes veinte años este puesto fue ocupado por Pilar Hurtado y tras su marcha, Iosu Bayo permaneció un año en el cargo, tras el cual ya se creó el actual puesto de Técnica de Igualdad, que ocupa Amaia Zalba (6-12-1984) desde el año 2014, aunque actualmente se encuentra de excedencia y su puesto lo cubre Izaskun Pitillas (28-05-1977).

 

 

Con la entrada de Amaia Zalba se pone en marcha y se aprueba el nuevo Plan de Igualdad, en el año 2016. “Este Plan marca las acciones que el Ayuntamiento va a llevar a cabo durante los ocho años siguientes en cuatro ámbitos: gobernanza local y transversalidad de género, cuidado y corresponsabilidad, violencia contra las mujeres y empoderamiento”, afirma Zalba.

Para llevar a cabo el primer punto se impartió una formación al personal político y técnico del Ayuntamiento para trabajar desde la perspectiva de la Igualdad, y se elaboró una ordenanza municipal.

El segundo punto del Plan de Igualdad tiene como objetivo visibilizar y valorar los cuidados de los demás. “Contamos con el proyecto Berriozar pueblo que cuida, en el que participan muchas entidades locales. Así, por ejemplo, en la escuela Mendialdea II se trabajó para concienciar a los alumnos y alumnas del trabajo que realizan las limpiadoras del colegio y ellas mismas pasaron por las aulas para charlar con ellos”, cuenta Zalba.

En cuanto al tercer punto sobre violencia hacia las mujeres, el Área de Igualdad cuenta con servicio de asesoría psicológica y jurídica al que cualquier persona del municipio puede acceder, pero además entidades como Policía Local, Centro de Salud, Centros de enseñanza o Gaztegune trabajan en coordinación para la prevención y sensibilización de la violencia hacia las mujeres.

Para alcanzar el empoderamiento de las mujeres, cuarto punto del Plan de Igualdad, se organizan cursos y talleres específicos para sensibilizar a la ciudadanía para trabajar sobre el empoderamiento individual.

En los años que Amaia Zalba ha estado al frente del Área de Igualdad comenta que ha visto un avance y una evolución positiva. “La respuesta ciudadana ha aumentado mucho, hay un boom que no se veía hace diez años, pero por desgracia sigue habiendo mujeres asesinadas y hay que seguir saliendo a la calle”, concluye.

Izaskun Pitillas, en el puesto de Técnica desde junio de 2020, recalca que Berriozar fue localidad pionera en la puesta en marcha de políticas de igualdad y que cuenta con un protocolo de violencia de género, aprobado en noviembre del pasado año: “Se trata de un protocolo de carácter local para la coordinación de la actuación ante casos de violencia de género y que muy pocas entidades locales tienen. Es un documento en el que se definen las herramientas y las bases para trabajar en red para prevenir la violencia de género. Se ha establecido un equipo de trabajo y nos reunimos más o menos una vez al mes”.

También destaca la coordinación entre todos los agentes del pueblo y en concreto dentro del Área en la que trabaja: “En Berriozar se trabaja mucho en red, hay un gran equipo ya hecho y eso lo noté desde el momento en el que entré. Todos los compañeros y compañeras me apoyaron mucho desde el principio.  Además vivo aquí desde hace tiempo y personalmente trabajar en este Área me ha hecho aprender, reflexionar,  ser más crítica y tener más conexión con el lugar en el que resido”.

En cuanto si ha notado avances o cambios en tema de igualdad entre mujeres y hombres, explica que “se ha mejorado mucho y la mujer ha conseguido estar más en lo público, tiene más poder de decisión, independencia económica y un mayor empoderamiento. Pero todavía queda camino por recorrer, en la educación está la base”, finaliza Izaskun.


Comments are closed.